Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Otra generación perdida

Leo la tribuna de Carlos M. Duarte y se me ponen los pelos de punta.

Toda una generación de jóvenes científicos emigrará o está en vías de.

Entre ellos, una amiga y mi pareja, doctora en Farmacología, una, y médico y doctorando, el otro. Un país que no cuida a sus fuentes para el desarrollo del conocimiento es un país estancado, sin duda. Hasta ahí de acuerdo. Sin embargo, siempre se habla de los recortes en Ciencias y se olvida otros, igualmente necesarios: el tijeretazo en Humanidades.

Todavía no he leído ningún artículo que critique o reivindique la situación de los investigadores de letras en España, porque ni siquiera los propios académicos le otorgan la importancia que se merece. Si la situación de los científicos a largo plazo es terrible, la de los humanistas lo es nada más licenciarse. Conseguir una beca para hacer un doctorado es prácticamente imposible. Y un país que no puede dedicar un mínimo a la reflexión, a la digestión, al pensamiento es un país adormecido, muerto ideológicamente, vendido al mejor postor.

¿Cuánto se invierte en las facultades de Filosofía y Letras? ¿Cuánto en las de Sociología y Políticas? Nuestros jóvenes pensadores quizá no estén emigrando, probablemente están detrás de la barra de un bar, en el INEM o vendiendo ropa. Desaprovechando su talento y haciéndose inservibles para un país que, ahora más que nunca, los necesita.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 2010