Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fábrica que gusta a los sindicatos

Los líderes de UGT y CC OO piden a la plantilla de Jealsa en Boiro que apoye la huelga general tras una visita marcada por el buen tono con la dirección

Si la relación entre sindicatos y patronal a escala estatal destilase la cordialidad que mostraron ayer en su visita a la fábrica de Jealsa-Rianxeira en Boiro los líderes de UGT y CC OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, y la dirección de la conservera, quizás el pacto social para la reforma laboral no habría descarrilado.

Toxo y Méndez acudieron a la fábrica para convencer a la plantilla de que apoye la huelga general del 29 de septiembre. Tras un paseo por las instalaciones, se dirigieron a los cerca de 200 empleados -mujeres en su gran mayoría- que en aquel momento se encontraban en el área de envasado de la planta. La empresa de Jesús Alonso instaló una tarima con atril y altavoces para que se escuchase bien a los sindicalistas.

"No sé la impresión que tenéis de la dirección, pero quiero agradecer muy sinceramente las facilidades que nos han dado hoy para conocer la fábrica", indicó Toxo, que al igual que Méndez elogió las decisiones empresariales de Jealsa. "Su filosofía no es dar el pelotazo sino invertir a largo plazo vinculándose fuertemente al ámbito territorial, a Galicia, a Boiro [...] No lo digo porque esté aquí la dirección", elogió el secretario general de UGT.

Las trabajadoras detuvieron su faena para atender a los visitantes. Los escucharon en silencio, interrumpido sólo una vez por un breve aplauso cuando Méndez criticó el discurso según el cual la reforma laboral aprobada por el Gobierno fue necesaria para dar confianza a los mercados. "A quien hay que tranquilizar y dar confianza es a la honrada población trabajadora española", exhortó. "El resultado de esta huelga general no va a ser distinto de todas las que hemos hecho en el país, por mucho que diga el presidente del Gobierno", había defendido antes Toxo, en un discurso en el que rechazó el retraso en la edad de jubilación. "¿Quién le garantiza al 40% de trabajadores de menos de 30 años que retrasando la edad de jubilacion van a encontrar trabajo?", se interrogó.

Preguntado sobre la inusual cercanía entre empresa y sindicatos, el director de Recursos Humanos de Jealsa se encogió de hombros. "Es una visita más", dijo. Tras la arenga, los empleados volvieron paulatinamente al trabajo. ¿Apoyarán la huelga? "Hombre, hay que ir, es un día...", reflexionó una. "Pero hay división de opiniones", apostilló inmediatamente otra. En 10 días se conocerá el resultado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 2010