Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La autovía central se atasca a 30 metros del final

El Ministerio de Fomento ha anunciado la paralización de las obras de autovía central entre Cocentaina y Muro de Alcoi por la falta de permisos de la Generalitat valenciana para rematar la obra. Las previsiones marcaban la próxima semana para la finalización de la obra a excepción de los 30 metros que cruzan la carretera de Beniarrés a la altura de Setla de Nunyes en la comarca de El Comtat. Este tramo depende de la Consejería de Infraestructuras.

El Ministerio Fomento ha presentado a la Consejería de Infraestructuras un informe en el que argumenta que el desvío de la carretera de Beniarrés no necesita de periodo de exposición pública, que reclama Infraestructuras. Sostienen sus técnicos que el trazado no cambia, sino que mejora. En concreto, elimina dos curvas.

El diputado socialista en las Cortes Valencianas, Amando Vilaplana explicó ayer que además, el Ministerio de Fomento ha alcanzado acuerdos con los particulares, dos chalés y la subestación eléctrica de Iberdrola, que verán mejorados sus accesos. Con esta documentación, el Ministerio de Fomento ha solicita a la Consejería el permiso para poder desviar la carretera comarcal, un proceso que no tardaría más de cinco días, y retirar las barreras que Infraestructuras colocó para impedir el paso de los camiones. La falta de respuesta aboca a las empresas a paralizar la obra a partir de la próxima semana, según anunciaron ayer.

La autovía de El Comtat, el tramo más caro de toda la autovía central, ya acumula un retraso de dos meses por este conflicto. El otro tramo de la autovía central en construcción que se ha visto afectado por los retrasos es el del Barranc de la Batalla. En julio pasado la UTE integrada por las empresas Ferrovial y Hormigones Martínez adjudicataria de la construcción de este tramo anunció una paralización de las obras por impago por parte del Ministerio de Fomento. La obra que ha superado el 90% de su ejecución no está entre los recortes del Ministerio de Fomento. Sin embargo, la empresa paralizó los trabajos por una deuda de nueve millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de septiembre de 2010