Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:IN MEMÓRIAM

Juan Ramón Yuste, fotógrafo y artista irrepetible

Juan Ramón Yuste fue uno de los creadores renovadores de la nueva fotografía española que irrumpió en España a finales de los años setenta y que se consagró en el periodo de la llamada movida madrileña, que fue, además de otras cosas, fotografía. Con Ouka Lele, Pablo Pérez Mínguez, Eduardo Momeñe, Alberto García Alix, Javier Vallhonrat, Carlos Serrano G.A.H., Miguel Trillo, Antonio Bueno, y otros más, perteneció al grupo de fotógrafos de la llamada Quinta Generación, que contribuye decisivamente a que la propia imagen de España cambiase y tuviese más color, y que fuese más pop y más experimental, huyendo del tremendismo anterior, buscando peculiares representaciones simbólicas de las cosas que ayudaban a formalizar muchos de los proyectos creativos más importantes de aquel periodo. Es toda una cruzada contra el trascendentalismo.

Tenía una forma muy personal de mirar e interpretar la luz y el color

En una época en donde la fotografía tenía todavía que demostrar que era un arte, Yuste fue, por tanto, un artista que no se limitó a reflejar la realidad sino a cambiarla con su personal forma de mirar e interpretar la luz y el color. Suyas son algunas de las mejores galerías de retratos de personajes de la música, el cine, y la cultura en general de los años ochenta, o imágenes míticas de portadas discográficas como las de Radio Futura o Nacha Pop. Su fotografía del edificio El Capitol, en la Gran Vía, se convirtió en una imagen icono de la movida. Fue cómplice principal de las revistas Nueva Lente, Dezine, Madrid Me Mata y La Luna de Madrid, por citar algunos ejemplos donde se publicaron sus mejores imágenes. Keko Yuste, como le llamaban sus amigos, fue también colaborador de El País Semanal y del periódico EL PAÍS, siendo uno de los primeros en escribir artículos sobre fotografía en las páginas de arte del suplemento, así como en otros medios.

Dirigió memorables cursos de verano en el Palacio de la Magdalena de Santander, que aunaban a los más particulares y diversos fotógrafos en interminables noches de fotos y charlas. Fue profesor de fotografía en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca hasta la actualidad, contándose entre sus alumnos relevantes profesionales y artistas. Un cáncer descubierto hace unos meses se lo ha llevado el 12 de septiembre. Nacido en Madrid en 1952, deja un hijo de 22 años, Jaime. El proyecto en el que llevaba tiempo totalmente volcado e ilusionado ha sido Índica, la recién estrenada librería dedicada a temas de India y Oriente. Juan Ramón nos deja su obra, recogida en diversas colecciones, además de su recuerdo y su amistad, y magníficas imágenes de un Madrid cañí e irrepetible que un día, para ser modernos, se puso el mundo por montera.

José Tono Martínez es escritor y Antonio Bueno es fotógrafo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2010