Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López insta al PSE a formar "mayorías progresistas" en 2011

El 'lehendakari' resalta los avances en libertad y convivencia

El secretario general del PSE y lehendakari, Patxi López, hizo ayer un llamamiento a su partido para que se centre en la búsqueda de nuevos apoyos políticos que les permitan conformar "mayorías progresistas" ante las elecciones municipales y forales del próximo año.

López intervino en el marco del Comité Nacional ordinario que el PSE-EE celebró en el Palacio Euskalduna, con un discurso en el que tras repasar los últimos logros al frente del Gobierno, pidió a todos sus compañeros que empiecen a mirar fuera del partido en busca de otros apoyos que faciliten a la familia socialista seguir creciendo. "Tenemos que formar nuevas mayorías progresistas que promuevan la eficiencia en la gestión de los recursos públicos, la transparencia de los gobiernos locales y la defensa de los intereses de los ciudadanos", dijo, obviando absolutamente al PP, su socio preferente en el Parlamento vasco.

"Ha caído el mito de la honradez del PNV, de que sólo ellos gestionan bien"

López no hizo ni una sola referencia al partido de Antonio Basagoiti, y lejos de invitar a los populares a buscar mayorías en aquellas instituciones en las que les beneficiara a ambos, especificó que la conformación de alianzas y la búsqueda de nuevos apoyos ha de hacerse en interior de la familia de la izquierda. "Fuera del partido también hay personas progresistas. No todos los socialistas están en el Partido Socialista. Y tenemos que buscar su colaboración y su complicidad. Tenemos que pedir su ayuda y juntos dar un empujón definitivo al cambio y a la modernidad", argumentó.

López otorgó una importancia extraordinaria a las próximas elecciones municipales y forales porque, según dijo, pueden suponer la consolidación del esfuerzo que están haciendo en los ayuntamientos, y además fortalecer los cambios sociales que se han producido desde que "estamos en el Gobierno".

En un ambiente de cierto triunfalismo, ante una organización muy cohesionada debido a la fortaleza que proporciona ser el partido de Gobierno y sin apenas haber sufrido desgaste en 18 meses de Ejecutivo, el lehendakari explicó que sólo por el avance de la libertad y de la convivencia que se está experimentando en Euskadi "ya estaría justificada la existencia de un Gobierno como el nuestro".

En un repaso al trabajo que han desarrollado en unas condiciones difíciles, de crisis y de recortes y ajustes presupuestarios, López subrayó que "hemos dado tranquilidad al país. Se terminaron los debates agónicos y circulares sobre la identidad. Hemos dicho a la ciudadanía que pueden ser vascos cada uno a su manera. Hemos dicho que la tolerancia hacia el otro es el precio de la propia libertad de cada uno. Estamos logrando que la igualdad de los diferentes vaya ganando espacios de convivencia en Euskadi", casi gritó a los asistentes al Comité Nacional.

Ese fue el momento en el que el lehendakari aprovechó para criticar al PNV, primero por intentar deslegitimar el proyecto socialista durante los primeros meses de mandato, y después por vender a los ciudadanos que sólo ellos saben gestionar bien. "Hemos demostrado la falsedad de ese mito. El nacionalismo había repetido, una y otra vez durante muchos años, que sólo ellos eran capaces de gestionar bien el país. Que sólo ellos eran los gestores honrados y profesionales que necesita en todo momento Euskadi", declaró.

Aunque no los citó, López se estaba refiriendo de hecho a los casos judiciales que siguen abiertos en Álava en el que, de un lado, están implicados el ex dirigente del PNV Aitor Tellería y dos ertzainas, por un supuesto espionaje, y de otro lado el que da nombre Alfredo De Miguel, el ex diputado foral, y que supone la imputación total de quince personas entre las dos investigaciones, en su mayoría afiliados jeltzales.

Vigilar las políticas activas

Aunque no se aventuró a facilitar una nueva fecha para el traspaso de las políticas activas de empleo, López se mostró optimista respecto de que el acuerdo final satisfaga no sólo a los socialistas sino también al PNV. "Ahora hay una nueva oportunidad y una nueva negociación. El PNV está diciendo que quiere reivindicar las transferencias pendientes. Ha empezado de nuevo a leer el texto del Estatuto. Y es una buena noticia. Nosotros nunca lo habíamos abandonado", criticó.

Pero no olvidó que el pasado año cuando los dos Gobiernos habían pactado ya el traspaso de la competencia, el PNV pacto con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero apoyar sus presupuestos a cambio de frenar hasta el primero de septiembre de este año la transferencia. "El veto impuesto por el PNV fue injusto y partidario. El PNV debe un año de políticas de empleo a los trabajadores, empresas y parados de Euskadi". Consciente de que este año el PNV está intentado repetir la misma jugada, y ya ha planteado como una cuestión previa a su apoyo al Gobierno central la no transferencia de la competencia con la valoración que hacen los socialistas, López recordó lo que ya le dijo al propio Zapatero: "Todos tenemos que esforzarnos en unos buenos Presupuestos para España, pero no se puede hacer beneficiando a un partido en detrimento de Euskadi. En ese sentido, estaré vigilante", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 2010

Más información