Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se plantea mantener el teléfono para inmigrantes

Desde que desapareció Heldu hace casi dos meses se han recibido 750 llamadas

La consejería de Empleo y Asuntos Sociales plantea la posibilidad de mantener el teléfono que puso en marcha en julio de forma transitoria para atender a inmigrantes después de que el propio departamento decidiera cerrar el servicio jurídico para extranjeros, Heldu. La alternativa telefónica está funcionando adecuadamente según los responsables del departamento, que ahora se plantean mantenerlo.

Cerca de dos meses después del polémico cierre de Heldu, el servicio de consultas telefónicas ha atendido 750 llamadas, de las que la mitad han sido de extranjeros derivados del extinto servicio. Otros 120 han sido trabajadores de los servicios sociales que los atienden desde los ayuntamientos o empleadores en busca de información. El resto de las llamadas, 250, han sido realizadas por extranjeros que han llamado directamente al teléfono, sin que tuviesen un contacto previo con Heldu. Las voces más críticas denunciaron que el servicio jurídico había sido sustituido de manera insuficiente y las asociaciones y redes de atención a inmigrantes analizan ahora el impacto que está teniendo el cambio en este colectivo.

El director de Inmigración valora el teléfono como un "buen filtro"

La asesoría telefónica ha sido durante este periodo de transición un "buen filtro", según valora el director de Inmigración, Miguel González, por lo que reconoce que es posible que se mantenga -junto con otras medidas- aunque en un principio era una solución transitoria. Este esquema provisional se ha completado con un correo electrónico que ha recibido 300 mensajes. De todos los casos, sólo 80 han sido derivados a las oficinas gubernamentales que dan servicio provisionalmente en las tres capitales vascas. De ellos, en torno a 50 requerían apoyo para tramitar los papeles necesarios para obtener permisos de residencia o la nacionalidad española.

González resume que "buena parte de las peticiones se pueden responder por vía telemática". El departamento trabaja ahora para delimitar los servicios que atenderán a los extranjeros de forma definitiva. El esquema -al que se podría sumar el teléfono para extranjeros- estaría formado por un teléfono y un email para apoyar a los profesionales de los servicios sociales y el refuerzo del equipo del servicio Biltzen -que ha lanzado una oferta de trabajo para tres juristas- y de las ONG del área, éstas con subvenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 2010