Tecnología

La batalla de la tarifa plana comienza en Reino Unido

Telefónica limita las descargas en Internet a sus clientes británicos

La batalla de la tarifa plana y de su viabilidad futura ha empezado en el Reino Unido. Si es o no un ensayo para lo que vaya a pasar en España, el tiempo lo dirá. El hecho es que O2, la filial británica de Telefónica, ha decidido poner restricciones a todos sus planes de tarifas planas de banda ancha en el hogar.

Las restricciones son de dos tipos: o bien mediante el establecimiento de un límite de descarga 20 GB (gigabytes) o con la introducción de una cláusula de "política de uso razonable", que permite restringir o incluso cortar el acceso a los abonados que hagan un uso abusivo del servicio, por ejemplo, mediante descargas masivas de archivos a través de redes p2p.

Con 20 GB, se pueden descargar alrededor de 25 películas en formato normal y menos de una cuarta parte en otros formatos (HD o Blue-ray).

Los nuevos planes fijan límites de 20, 100 y 250 gigabytes, según los precios
Más información
¿Tarifa plana en la Red? Ahora ondulada

La filial británica justifica esta medida en que la mayoría de los usuarios contratan un plan con velocidades de conexión muy superior a la que precisan y que, por tanto, los nuevos planes les beneficiarán. Basan ese argumento en un estudio propio realizado a más de 2.000 consumidores, que indica que la media de abonados tiene contratada una velocidad de 20 Mbps (megabits por segundo) aunque la mayoría solo precisa 8 Mbps.

Así los abonados a la tarifa básica (20,5 libras al mes, 24,5 euros), pensado para los abonados que usan el correo electrónico y la navegación, y los de Access (30,5 libras, 36,5 euros), para abonados que viven fuera del área de cobertura, tienen limitado las descargas hasta los 20 GB. Por su parte, los que disfrutan de las tarifas The All Rounder (casi 30 euros), y The Works (39), pensado para usuarios intensivos que realizan descargas, disponen en teoría de tráfico ilimitado ("hasta lo que tú quieras") pero sujeto a una política de uso razonable (fair usage policy).

En el contrato se precisa que esa política trata de frenar cualquier tipo de actividad fraudulenta, difusión de virus, difusión de material pirateado y descargas o remisión de correos masivos. Si se lee aún más la letra pequeña, se avisa de que para el contrato The All Rounder se considera que 100 GB es un límite justo, y para The Works, 250 GB.

Cuando se rebasan esos límites en 20 GB o se incumple la política de uso justo, la compañía remite una advertencia al abonado que, en caso de reincidencia, puede ver cortado su acceso a Internet. Las medidas de restricción, que estaban parcialmente en vigor desde el 14 de julio, están operativas desde ayer para los nuevos contratos.

La noticia viene a alimentar la polémica suscitada por las declaraciones del consejero delegado de Telefónica, Julio Linares, la pasada semana sobre la conveniencia de poner coto a las "tarifas planas ilimitadas". La compañía aclaró luego que en ningún caso se refería a las tarifas planas de ADSL, sino a las de acceso móvil, que ya tienen limitaciones.

Un operario prepara el pabellón de O2 en la feria de Hannover.
Un operario prepara el pabellón de O2 en la feria de Hannover.REUTERS

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS