literatura

El Chacal y Random House firman la paz

El agente renuncia a publicar libros de la editorial en formato electrónico

La tormenta que ha agitado el mundo editorial el pasado mes, tras la ruptura de conversaciones entre la poderosa agencia literaria de Andrew Wylie y el gigante Random House, ha escampado. El martes por la tarde, en un comunicado conjunto, anunciaron que el grupo editorial publicará en exclusiva 13 de los 20 títulos que el agente pretendía poner a la venta en su propio sello electrónico, Odyssey Editions. Los términos del acuerdo no se han hecho públicos y el futuro de la nueva editorial electrónica del agente sigue en el aire, a pesar de que ya ha sacado su primer título, Lolita, de Nabokov.

En el centro de la polémica estaban los derechos de autor: ¿qué porcentaje deben cobrar los escritores por la edición electrónica de sus obras? El 25% que las editoriales ofrecen por la edición digital de títulos que ya forman parte de sus catálogos no convence ni a los agentes, ni al Author's Guild (sindicato de escritores). Desde mediados de los años noventa los contratos editoriales en Estados Unidos contemplan la edición electrónica, pero esto deja fuera muchos libros aún descatalogados.

Andre Wylie anunció que lanzaría su sello en acuerdo con Amazon
En el centro de la polémica estaban los derechos de autor

Tras nueve meses, las conversaciones entre Random House y Andrew Wylie quedaron rotas el pasado julio.

El poderoso agente anunció que lanzaría su propio sello electrónico, a través de un acuerdo exclusivo con el gigante Amazon.com: su editorial debutaría con 20 títulos clásicos de autores como John Updike, Saul Bellow u Oliver Sacks. Trece de estos libros forman parte del catálogo de Random House, como por ejemplo Lolita. La editorial replicó entonces que se acabaron los negocios con Wylie: Random dejaría de pujar y publicar cualquier nuevo libro de autores representados por el agente, conocido en su medio como Chacal. "Si no llegamos a un acuerdo, Odyssey crecerá. No publicaremos 20 títulos, sino 2.000, tendremos inversores externos y colaboraremos con otras agencias", declaró Wylie al Financial Times a finales de julio.

El órdago de Wylie planteaba algunas contrapartidas. Si un grupo como Random House dejaba de pujar en las subastas de nuevos títulos el precio de estos libros es más que probable que cayera. Aunque, según el Author's Guild, el acuerdo de Wylie con Amazon.com ofrecía a los autores entre un 60% y un 63% en concepto de derechos de autor, también limitaba los canales de distribución: los libros solo podrían ser comprados en la página de Amazon y solo podrían ser leídos en una única plataforma, el Kindle.

Es decir, quedaba fuera el iPad de Apple -cuya llegada a las tiendas en abril ha supuesto un significativo ascenso en las ventas de libros electrónicos, que ahora alcanzan un 8% del mercado en EE UU- y otras librerías electrónicas que van ganando presencia en el mercado, como BN.com o iBookstore.

Según Publisher's Weekly, el acuerdo alcanzado entre Random House y Wylie prevé un aumento gradual de los derechos de autor de títulos del catálogo en función de las ventas. El porcentaje, según parece, puede alcanzar el 40% en poco tiempo. Se espera que Wylie alcance acuerdos similares con el resto de editoriales afectadas por Odyssey Editions, grupos como Penguin o Simon & Schuster, que tienen los derechos de títulos que el agente pensaba publicar por su cuenta en formato electrónico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 26 de agosto de 2010.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50