Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Nit de l'Albà más tranquila

Dos heridos graves, un centenar de atendidos y la mitad de carretillas

La Nit de L'Albà de Elche se ha saldado este año con dos heridos graves por explosión de material pirotécnico y el levantamiento de seis actas por parte de la Policía Local, por uso indebido de estos productos, lo que puede dar lugar a una sanción administrativa de hasta 3.000 euros. En total se atendió a 101 heridos, ninguno de ellos ocasionado en la zona acotada por el Ayuntamiento para el lanzamiento de carretillas o cohetes borrachos que se produce tradicionalmente tras esta noche de pólvora y fuego. El concejal de Seguridad Ciudadana, Emilio Martínez, explicó ayer que es el año con menor número de heridos desde hace 20, lo que se puede atribuir "tanto a las medidas de seguridad como al descenso en las ventas de material". El herido de menor edad es un niño de dos años al que le estalló un petardo cerca de la cara, aunque sin mayores consecuencias.

Tanto los responsables médicos, como de la Policía Local y el concejal, que coordinaron todo el dispositivo de seguridad de la Nit de l' Albà, coincidieron en señalar que "se ha conseguido controlar la peligrosidad de esta noche gracias a las medidas de seguridad y preventivas que se adoptan. Solo uno de los heridos permanece ingresado en la unidad de quemados del hospital de Alicante. Se trata de un joven de 24 años que tiene quemaduras de segundo y tercer grado en los muslos, la zona inguinal y la genital. El otro herido grave, un hombre de 69 años que se quemó las manos al coger un cohete borracho que había entrado en su casa, fue dado de alta ayer pero deberá seguir con curas ambulatorias.

La noche fue calificada de éxito por los distintos responsables municipales e incluso "la tendencia es que el posterior lanzamiento de carretillas vaya en moderado descenso", aseguró Martínez. Este año se levantaron seis actas y la policía se incautó de 363 carretillas, 850 petardos de clase 2 y seis cohetes de trueno también de clase 2. Las estimaciones indican que se lanzaron unas 5.700 docenas de carretillas, la mitad que el pasado año, y los vendedores de pirotecnia también han acusado un descenso en la venta de entre el 25 y el 30%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de agosto de 2010