Griñán quiere a Moratinos como candidato a la alcaldía de Córdoba

El líder del PSOE andaluz abordará esta cuestión en una reunión con Zapatero

Si hay una capital que se le ha resistido a los socialistas desde las primeras elecciones democráticas municipales en Andalucía, esa es Córdoba. Desde 1977 se han alternado gobiernos de Izquierda Unida y del Partido Popular, pero nunca del PSOE cordobés. El PSOE cree que esta realidad puede quebrarse si presentan a un candidato con gancho y tirón en Córdoba y ese candidato se llama, según opinan fuentes de la dirección regional del PSOE, Miguel Ángel Moratinos, actual ministro de Asuntos Exteriores.

El secretario general del PSOE de Andalucía y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, no tiene duda de que Moratinos, diputado por Córdoba, es el mejor para plantar batalla al PP, cuyo candidato, José Antonio Nieto, quedó a un concejal de la mayoría absoluta en los pasados comicios locales.

El diputado ha elegido la ciudad para varias citas internacionales

La mayoría de ediles de las formaciones de izquierda, IU y PSOE, permitió la reedición de un nuevo gobierno de coalición municipal con Rosa Aguilar al frente de la alcaldía. A mitad de mandato, la emblemática regidora de IU abandonó su cargo y su partido para entrar en el Gobierno socialista de Griñán como consejera de Obras Públicas. Aunque Aguilar daba síntomas de agotamiento tras tres mandatos municipales seguidos, su marcha ha abierto las expectativas socialistas de sumar al menos más votos que IU.Según las fuentes socialistas consultadas, Griñán tiene previsto abordar la candidatura del PSOE en el Ayuntamiento de Córdoba con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una reunión que se celebrará a mitad de agosto. La opinión del líder del PSOE andaluz de que el canciller español es el mejor cartel electoral en esta capital andaluza está basada en las encuestas internas. Las fuentes consultadas aseguran que en esos sondeos Moratinos es el preferido por los cordobeses.

Los principales escollos para que la intención de Griñán salga adelante no procede de Moratinos, sino de Rodríguez Zapatero, según estiman los medios que han hablado con este periódico. El presidente del Gobierno está muy satisfecho con la labor de su ministro de Asuntos Exteriores -permanece en el cargo desde la primera legislatura de Zapatero-, cargo que tendría que dejar si acomete la aventura cordobesa. Griñán espera convencer a Zapatero en la entrevista que tienen prevista.

Que Miguel Ángel Moratinos ha puesto a Córdoba en el mapa no se puede negar. En los seis años que lleva de ministro de Asuntos Exteriores, se ha tomado muy en serio su papel de diputado por la provincia y no ha dejado de sacar huecos en su agenda para hacer la ciudad sede de importantes reuniones internacionales.

Gracias a él, en Córdoba se han celebrado cumbres como la hispano-marroquí de 2005, o el importante encuentro, un año después, sobre Gibraltar, que acercó posiciones entre España y Reino Unido. En 2010, sólo en el mes de marzo, se celebraron tres cumbres: la reunión semestral de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, la reunión informal preparatoria para la cumbre de la Alianza de Civilizaciones de Río de Janeiro y el Foro de Autoridades Locales de la UE y Marruecos, informa Manuel J. Albert.

En un plano más personal, el ministro se ha acercado a las tradiciones de Córdoba, aunque con algún que otro desliz. Como el que tuvo en la rueda de prensa que ofreció en la sede provincial del PSOE el 24 de octubre de 2009, día de San Rafael, jornada de fiesta local por el custodio de la ciudad. "Estoy muy contento de estar el día de San Andrés", se le escapó nada más comenzar.

En el caso de que la candidatura de Moratinos no prospere, el otro nombre que hay encima de la mesa del secretario general del PSOE de Córdoba, Juan Pablo Durán, es el de la presidenta de la Comisión de Igualdad en el Congreso y diputada cordobesa, Carmen Calvo.

Hasta ahora el que más ha insistido en postularse sin tapujos es Rafael Blanco, que fue el candidato del PSOE en 2007 y ocupa la primera tenencia de alcaldía en el Ayuntamiento.

El candidato de Córdoba es el único de las ocho capitales andaluzas que aún no se ha cerrado, pendiente precisamente de la intermediación de Griñán. También falta el bautismo oficial del aspirante de Almería, aunque se da por hecho que será el presidente de la Diputación, Juan Carlos Usero. Igualmente, está pendiente la ratificación de la candidatura de la alcaldesa de Jaén, Carmen Peñalver.

Las nominaciones en el resto de las capitales se han realizado con el apoyo mayoritario de las agrupaciones locales. En Málaga y a rebufo de lo que está ocurriendo en Madrid con la candidatura a la Comunidad, el ex delegado de Medio Ambiente Ignacio Trillo ha pedido al secretario provincial una reunión para intentar convocar primarias, pese a que ya está designada María Gámez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS