Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Esquí en la meseta

A pesar de 11 sentencias en contra, Castilla y León decide por ley reanudar las obras de una pista de nieve artificial

En un cerro pegado a Tordesillas (Valladolid), epicentro de un paisaje que compite por ser uno de los más llanos de España, un cúmulo de fuerzas políticas se ha conjurado para erigir algo impensable hace muy pocos años: una pista de esquí. Difícilmente cuaja la nieve en la planicie castellana, así que la superficie de la estación será sintética. Lo es ya, de hecho; el proyecto, sardónicamente llamado Meseta Ski, se finiquitó en 2007. Si todavía no ha abierto es por las 11 sentencias en contra que acumula desde entonces.

La promotora de la idea es la Diputación de Valladolid, gobernada por el PP y con el apoyo del PSOE. Cansado de la parálisis, fundada en que se viola la Ley de Montes porque en el terreno había un pinar que se quemó en 1999, el Gobierno de Castilla y León, con aplastante mayoría del PP, recurrió en mayo a su arma arrojadiza: aprobar proyectos regionales por ley "cuando sean relevantes para el desarrollo social y económico", norma que introdujo en 2006. La Diputación vallisoletana anunció el pasado jueves el reinicio de lo que queda de obras para finales de este mes o principios del que viene.

El organismo también aprobó la financiación definitiva: más de 10 millones de euros, de los tres inicialmente previstos. El portavoz del PSOE, Juan José Zancada, critica el "descontrol presupuestario", pero votó a favor "porque dinamizará la actividad de la zona y no tiene fines especulativos". Ecologistas en Acción, la parte demandante, denuncia que, al aprobar proyectos por ley, los ciudadanos no pueden recurrir ante tribunales ordinarios; únicamente podrán hacerlo el Defensor del Pueblo, el Gobierno o 50 diputados, y solo ante el Tribunal Constitucional.

La diputación afirma que no sabía que el terreno había sufrido un incendio cuando aprobó la idea de la pista en 2006. "Los ecologistas tampoco lo sabían cuando denunciaron por primera vez", responde el vicepresidente de la institución, Alfonso Centeno.

"Valladolid tiene cinco pistas de esquí en un radio de 100 kilómetros. ¿Por qué hacer una en un lugar sin montañas?", se pregunta el diputado Salvador Arpa, de IU, única voz crítica con el propósito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de agosto de 2010