Tomás Gómez desoye 'el mensaje' de Chaves de que no es buen candidato

El líder madrileño reafirmó al presidente del PSOE su decisión de presentarse

Aún no es posible calibrar las consecuencias que tendrá la reunión que celebraron el pasado jueves 15 de julio del presidente del PSOE, Manuel Chaves, y el secretario general del PSM, Tomás Gómez. Pero el hecho de que Chaves, la máxima autoridad moral de los socialistas, convocara en secreto, sin publicidad, a Gómez para hacerle ver que no es un buen candidato según insisten todas las encuestas, reviste una trascendencia de enormes dimensiones.

El presidente de los socialistas no conminó ni ordenó a Gómez a que abandonara su intención de ser el próximo candidato de los socialistas madrileños a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Ahora bien, dejó en sus manos que valorara el mal resultado que su candidatura tendría en la comunidad, a juicio de la Ejecutiva Federal. Ni le dio ninguna orden formal para que se retire ni le informó de que la ejecutiva tenga ya un candidato alternativo.

Más información
A un año de las elecciones y sin haber perdido nunca
El líder del PSM se escuda en sus propios sondeos para reafirmarse

Las fuentes consultadas señalan que el líder del PSM se reafirmó en su determinación de ser el candidato en las elecciones autonómicas de mayo 2011. Además, invocó el argumento de que tiene el apoyo mayoritario de su organización, del PSM.

Chaves le indicó así que no es un buen candidato y él respondió que lo será y, además, puso por delante como elemento de fuerza las votaciones superiores al 80% que obtuvo el mes pasado cuando en un comité regional planteó su candidatura.

Con este panorama, el conflicto está servido. Todo militante del PSOE sabe perfectamente que si Manuel Chaves convoca a un miembro del partido, de base o dirigente, actúa en nombre de la ejecutiva federal y de su secretario general, José Luis Rodriguez Zapatero. Gómez ya sabe desde el jueves 15 de julio que Chaves, sin predeterminar una acción concreta de la dirección federal, sí le ha dado un primer aviso, todo un mensaje, de que en estos momentos no cuenta con el apoyo de la ejecutiva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además, cobra también especial relevancia el hecho de que fuera Chaves quien convocó a Gómez y no el vicesecretario general, José Blanco, con el que mantiene un abierto enfrentamiento, ni tampoco Leire Pajín, secretaria de Organización, con la que tiene mejor sintonía. Chaves y Pajín eran los más favorables a su opción de la Ejecutiva.

La reunión se produjo dos días antes del comité federal del PSOE que abrió precisamente el calendario interno para presentar candidatos a primarias. En ese órgano, Chaves comprobó que Gómez no tenía la menor intención de reflexionar ya que el líder del PSM aprovechó su intervención para refrendar su decisión de trabajar por estar pronto sentado junto a los actuales presidentes socialistas. Lo cierto es que Gómez, en efecto, tiene el apoyo de su organización, y los críticos no tienen aún la fuerza suficiente para plantearle una alternativa.

Gómez (izquierda) y Chaves, en un acto de los socialistas madrileños el año pasado.
Gómez (izquierda) y Chaves, en un acto de los socialistas madrileños el año pasado.CLAUDIO ÁLVAREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS