Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Televisión

La TDT sufre los estragos del calor

Las señales se debilitan en zonas del Mediterráneo por el 'efecto espejo'

Los técnicos lo llaman fading y causa verdaderos estragos en las señales de televisión. La combinación de mar, calor y humedad, propia de las zonas costeras, debilita la calidad de las emisiones radioléctricas y provoca un efecto espejo que impide, entre otras cosas, ver la televisión. El fenómeno se ha agudizado este verano, el primero desde que se produjo el apagón analógico, porque ataca con mayor virulencia a la Televisión Digital Terrestre (TDT).

Aunque todas las zonas costeras pueden verse afectadas, las más perjudicadas son las regiones mediterráneas. Barcelona, Alicante, Castellón, Málaga y Cádiz son las provincias más afectadas, según un portavoz de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, dependiente del Ministerio de Industria. Aunque el fading también ha tocado la costa de Valencia y Granada.

Las interferencias afectan por igual a todos los canales, sean públicos o privados, estatales o autonómicos. Para resolver las deficiencias en la cobertura de la TDT, Industria ha tomado medidas de emergencia: ha habilitado frecuencias adicionales para las zonas que sufren las interferencias.

Pero también los usuarios tienen que actuar si quieren volver a ver la televisión. Industria asegura que no será necesario hacer modificaciones en las antenas colectivas. "Solo es necesario volver a sintonizar los descodificadores", insiste el ministerio. De paso, recomienda "mantener la instalación en las mejores condiciones".

Los centros emisores que se han visto afectados por el cambio de frecuencias son los de Jerez, Conil de la Frontera y Vejer (Cádiz), Mijas (Málaga), Desierto (Castellón), Aitana (Alicante) y Collserola (Barcelona).

El fading no es un fenómeno exclusivo de la TDT, pero esta tecnología agudiza el problema. En los tiempos de las emisiones analógicas, el calor y el reflejo del mar debilitaba la señal y se enturbiaba la imagen. Las emisiones se recibían con la típica y molesta niebla, pero con la TDT, una señal débil lleva directamente a la pantalla a negro, ya que esta tecnología exige una mínima calidad de recepción. Ahora, los reflejos en las gotas condensadas por el calor convierten algunas señales en fantasmas.

Industria detectó los problemas de cobertura en las zonas costeras al principio del verano y las primeras medidas para solucionarlos se pusieron en marcha a mediados de junio. El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, ya explicó en el Senado que durante las épocas calurosas, "el mar se convierte en un espejo que refleja las señales" de la televisión, y eso hace que se produzcan interferencias. Recordó que la televisión analógica tardó en ajustarse 50 años mientras que, con la digital, el proceso se está llevando a cabo en dos años. La TDT se implantó en España definitivamente a principios del pasado abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010