_
_
_
_

Una evacuación de cinco estrellas

El Ritz traslada de madrugada a sus más de 200 clientes a otros hoteles de la zona después de que el humo de un incendio se expandiese por las plantas superiores

María Porcel

Una sartén, una plancha o un pequeño cazo se prenden y el hotel emblema del lujo en Madrid se tambalea. Más de uno que estuviera por la céntrica plaza de la Lealtad la madrugada del domingo al lunes debió quedarse de piedra al ver a un buen puñado de personas en la calle en albornoz y pantuflas a las dos de la mañana. Y es que los exclusivos clientes del hotel Ritz vieron alterada su blindada discreción al tener que salir de sus habitaciones de noche y con lo puesto por culpa de un incendio, cuyas causas todavía se desconocen, y que fue originado en las cocinas del establecimiento.

Sobre la una y media de la mañana, tres grupos de bomberos acudieron al histórico hotel de cinco estrellas alertados por las llamadas al 112 y por "la gran llamarada" provocada, "que se vio desde el Museo del Prado", según explicaba ayer el portavoz del Ritz, Marcelo Moscheni. Algún objeto se quedó en la lumbre de las cocinas -situadas en los bajos del hotel- y una gran llama se expandió por la campana extractora, provocando un cortocircuito que dejó a varias zonas del establecimiento sin luz. Los motivos del incidente aun se desconocen, aunque los bomberos y la policía investigan las causas.

Se desconocen las causas del fuego que se originó en las cocinas
Las instalaciones permanecerán cerradas hasta el viernes

Los problemas en el sistema de extracción hicieron que una gran cantidad de humo se propagara por las plantas cuarta, quinta y sexta. Rápidamente se evacuó a los 208 clientes (la ocupación del hotel estaba en torno al 70% del total del establecimiento) que había alojados en ese momento. "El plan de evacuación funcionó correctamente: las alarmas, las luces de emergencia... todo estuvo bajo control", aseguró Moscheni.

El portavoz también explicó que, "por precaución", y al estar "todos muy nerviosos", el servicio del hotel quiso asegurarse de que todos los huéspedes habían salido y se encargó de llamar "puerta a puerta".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El agrio olor a humo y a goma quemada seguían notándose ayer en el vestíbulo del establecimiento y en buena parte de la manzana. Pocos huéspedes se dejaban ver, eso sí, en la zona. Una agitada mujer libanesa, vestida con atuendo informal, se montaba rápidamente en un lujoso coche tras afirmar que todos estaban bien, pero que se habían llevado un susto, y que ahora les tocaba dormir en otro hotel. Mientras tanto, el personal sacaba sus maletas por una pequeña puerta pegada a la principal y las colocaba en una furgoneta.

La vida diaria del Ritz, que fue construido en 1910 por iniciativa del rey Alfonso XIII, se verá alterada unos cuantos días. Sus instalaciones permanecerán cerradas al menos hasta el viernes. No solo las habitaciones sino también los restaurantes, cafeterías y la terraza. Pasar una noche en el hotel cuesta, como mínimo, 240 euros, según su web.

La mayor parte de los huéspedes están siendo trasladadados a establecimientos cercanos como el Palace (que pese a estar completo pudo atender a algunos desplazados), el NH Paseo del Prado (que se encontraba al 50% y ha ocupado dos habitaciones con clientes del hotel evacuado) o el Villa Real, que ha acogido a unas 20 personas, según una portavoz del establecimiento. "El Ritz correrá con los gastos de los huéspedes", afirmaba.

Según Emergencias Madrid, cuando llegaron los bomberos al Ritz, el fuego ya estaba bajo control. Las tres dotaciones que acudieron al número cinco de la plaza de la Lealtad, junto al paseo del Prado, solo tuvieron que ayudar en la ventilación del edificio y en la prevención, para evitar que el humo se expandiera. Algo similar ocurrió con el Samur, que solo envió ambulancias al establecimiento "por precaución", según un portavoz de Emergencias.

Los vecinos de los edificios cercanos al establecimiento aseguraban ayer que no habían notado nada. Algunos ni siquiera se habían enterado del incidente. El portero de un inmueble de la calle de Ruiz de Alarcón, justo detrás del Ritz, tampoco se había percatado del hecho. "Hasta que no ha venido una vecina a contarlo porque lo había oído en la radio, ni lo sabíamos", aseguraba mientras veía las noticias.

Opinaban igual los empleados de algunos restaurantes y cafeterías de la glorieta de Neptuno. "Es la primera noticia", decían mientras servían cafés. La discreción del Ritz no la altera ni un incendio.

Entrada del hotel Ritz tras el incendio.
Entrada del hotel Ritz tras el incendio.ÁLVARO GARCÍA

Hoteles en llamas

- En diciembre de 1979, un incendio destruyó el pasillo de la sexta planta del hotel Meliá Princesa. Estaban ocupadas 52 habitaciones de 248. Solo hubo intoxicaciones leves por el intenso humo.

- En agosto de 1984 una mujer resultó herida grave en el incendio del hotel Emperador, en la Gran Vía. Afectó a cuatro plantas. Fueron evacuados los 300 huéspedes.

- Un joven de 20 años murió en noviembre de 1987 por el fuego causado por su propio cigarrillo en su habitación del hotel Rex, en la Gran Vía.

- Más de 150 clientes fueron desalojados del hotel Príncipe Pío en julio de 1997 al arder una colcha olvidada sobre una lámpara. Hubo dos heridos leves.

- Un cortocircuito destruyó la lavandería del hotel Villa Real en febrero de 2001, pero no dejó heridos.

- En septiembre de 2009, un fuego en la segunda planta obliga a desalojar el hotel Miguel Ángel. Hubo seis intoxicados leves por humo.

Sobre la firma

María Porcel
Es corresponsal en Los Ángeles (California), donde vive en y escribe sobre Hollywood y sus rutilantes estrellas. En Madrid ha coordinado la sección de Gente y Estilo de Vida. Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, Máster de Periodismo UAM-EL PAÍS, lleva más de una década vinculada a Prisa, pasando por Cadena Ser, SModa y ElHuffPost.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_