Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España expedienta a dos consejos de Cajasur por descontrol

El supervisor quiere conocer las causas del exceso de concentración de riesgo

Los ruinosos escarceos de Cajasur con el sector inmobiliario y su negativa a fusionarse con Unicaja han derivado en la intervención del Banco de España, en su adjudicación a la BBK y pueden terminar en sanciones. El Banco de España ha abierto expediente disciplinario a 40 miembros de los dos últimos Consejos de Administración de Cajasur. Entre ellos se encuentran los dos últimos presidentes, Juan Moreno y Santiago Gómez Sierra, y cinco directores generales. Uno de los ex consejeros expedientados es el actual alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU). El sacerdote Miguel Castillejo, que dirigió la caja durante casi tres décadas, queda fuera de las pesquisas.

En una misiva enviada a los ex directivos y consejeros, el supervisor explica que sus actuaciones tratan de esclarecer tanto "las deficiencias en los mecanismos de control y gestión de los riesgos" de Cajasur, como el "incumplimiento del plan de actuaciones del 28 de julio de 2009" por el que la entidad cordobesa se comprometía a fusionarse con la malagueña Unicaja. Por último, también se investiga "el exceso de concentración de riesgos".

El 'no' a la fusión con Unicaja se consideró un grave incumplimiento

El Banco de España recuerda que en 2004 advirtió que Cajasur tenía "un perfil de riesgo global alto" y una "arriesgada política crediticia". Pero lo que preocupó más al supervisor fueron las "deficiencias cualitativas, de control interno y de gestión".

En 2005 se requirió a Cajasur un plan integral "en el que se incluyeran una serie de medidas de gobierno corporativo, organizativas y de control muy estrictas". Además, se abrió un expediente disciplinario a la caja y a los miembros del Consejo de Administración de entonces. Pero las sucesivas inspecciones del Banco de España de 2005, 2006 y 2008 concluyeron que "si bien la caja adoptó medidas para cumplimentar los requerimientos de la inspección de 2004, en algunos casos fueron insuficientes, y en otros, aunque formalmente parecían aceptables, no se habían aplicado con rigor".

El Banco de España hace hincapié en la actuación de los responsables del área de empresas participadas por "varias operaciones de difícil justificación, efectuadas por sociedades participadas con actividad en el sector inmobiliario".

En cuanto al incumplimiento del acuerdo de fusión con Unicaja, pactado el 28 de julio de 2009, el Banco de España subraya la advertencia del 5 de mayo acerca de que "la falta de aprobación del proyecto de fusión antes de que finalizara el día 21 de mayo de 2010 sería considerada (...) como un incumplimiento grave (...)". Por último, el Banco de España critica "el incumplimiento del coeficiente de solvencia y exceso de concentración con tres grupos económicos" de la construcción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010