"Queremos verles en el banquillo"

La familia del trabajador de Michelin que falleció por el amianto demandará a la compañía por la vía penal

La familia de Francisco Javier Martínez Díaz de Zugazua, el trabajador de Michelín que falleció por exposición al amianto en su puesto de trabajo, presentará una demanda por lo penal a la dirección de la fábrica en Vitoria. "Queremos sentar en el banquillo a los responsables de Michelin, a la luz de lo que dice la sentencia del Juzgado de lo Social en la que señala que hay una relación directa entre la enfermedad que acabó con la vida de Javi y su puesto de trabajo", aclara Charo Martínez, hermana del fallecido. Por su parte, la empresa ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia esta sentencia. El fallo desestima la demanda que puso el fabricante de neumáticos contra la Seguridad Social, la mutua Fremap y la familia de Javier Martínez argumentando que el trabajador había fallecido de enfermedad común y no por una enfermedad profesional.

La empresa recurre el fallo que atribuye al amianto la causa de su muerte

Martínez murió el 16 de noviembre de 2008 debido a un mesotelioma pleural que desembocó en un cáncer. El trabajador había luchado para que las autoridades reconocieran que en Michelin se trabajaba expuesto al amianto. Osalan le dio la razón poco antes de su muerte. La Seguridad Social y la mutua Fremap se sumarían después a esta tesis. La dirección de la empresa se empeñó en negar la presencia de este material cancerígeno en sus instalaciones de Vitoria. En el juicio celebrado el 14 de abril en un juzgado de lo social de la capital alavesa, el abogado de la compañía llegó a decir que la exposición al amianto en Michelín había sido "la misma que podía haber en la calle", según recuerda Martínez, ejerciendo de portavoz familiar.

La sentencia de este juicio no sólo desestimaba la demanda de Michelín contra la familia y la Seguridad Social. También confirmaba como hecho probado que en Michelín se trabajaba con aislamientos de tuberías con amianto y que "los trabajadores no empleaban equipo de protección respiratoria alguno durante la realización de su trabajo". El fallo judicial deduce que "la exposición a las indicadas fibras causó al señor Martínez la enfermedad que finalmente provocó su fallecimiento", catalogando su dolencia como enfermedad profesional.

La familia está dispuesta a llegar hasta el final. "Ya no es sólo la indemnización correspondiente, que debería ser similar a la que existe en las fábricas francesas de Michelín. También tenemos claro que hay precedentes de condenas de cárcel por accidente laboral. Por eso vamos por la vía penal", explica la hermana del fallecido.

Se refiere a la primera sentencia en este sentido en el País Vasco, dictada en mayo pasado. El fallo del Juzgado de lo Penal número 1 de Bilbao condenaba a tres responsables de la empresa Insertec por no tomar medidas preventivas. El fallo afirma que un empleado había enfermado de silicosis después de haber trabajado en esta fábrica de hornos sin protección porque no se la facilitaba la dirección de esta firma, radicada en Galdakao. El gerente y el director de la división de refractarios fueron condenados a una pena de nueve meses. El jefe de producción fue sancionado con una pena a tres meses. La sentencia preveía que el trabajador recibiese una indemnización de 165.000 euros. Los abogados del empleado y los de la firma alcanzaron un acuerdo antes del juicio, lo que de momento no ha ocurrido en el caso del trabajador de Michelin fallecido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción