Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos pateras con 21 inmigrantes llegan a Alicante en apenas 24 horas

Un pesquero descubrió ayer la segunda barca a 40 millas de Benidorm

El primer inmigrante que bajó a las 12.45 de ayer del barco de Salvamento Marítimo en el puerto de Alicante tiene 63 años. Parecía cansado y desorientado. Es un perfil poco común entre los inmigrantes que llegan en patera a las costas, cuya edad oscila entre 20 años y 30 años. Tras él fueron bajando uno a uno los otros 10 argelinos que viajaban en la patera interceptada a primera hora por un pesquero a 40 millas de Benidorm. En el muelle quedó la pequeña embarcación, una barca de entre tres y cuatro metros de eslora en cuyo interior se veían seis depósitos de gasolina de entre 8 y 10 litros cada uno. Fue el pesquero el que dio el aviso.

En el muelle 14 del puerto de Alicante, una dotación de ocho miembros de Cruz Roja atendió a los inmigrantes. Estos relataron que habían estado tres días navegando. Estaban quemados por el sol, pero en buen estado de salud, excepto un joven que sufrió una hipertensión, según Manuel Rodríguez, responsable de Socorro y Emergencia de Cruz Roja de Alicante.

Uno de los llegados ayer ya intentó sin éxito entrar en España por Málaga

Uno de los inmigrantes detenidos ayer aseguró tener 17 años. Otro explicó que era la segunda vez que intentaba entrar en España en patera y que la primera fue capturado en aguas de Málaga.

La de ayer por la mañana es la segunda patera que llega a las costas alicantinas en menos de 24 horas. La primera tocó tierra el martes en la playa de la Ermita de Santa Pola y supuso la detención de 10 inmigrantes de origen argelino. A estas se suma la que llegó el 1 de junio a Santa Pola con 12 personas a bordo.

Tras la inspección sanitaria y policial, los 11 inmigrantes interceptados en aguas de Benidorm fueron trasladados a la comisaría de Elche, según la policía nacional. Allí se tramitará su expediente de expulsión y está previsto que entre hoy y mañana pasen a disposición judicial.

El consejero de Gobernación de la Generalitat, Serafín Castellano, aprovechó para criticar de nuevo al Gobierno central, al señalar que esta nueva llegada de pateras demuestra que toda su política de vigilancia costera en la Comunidad Valenciana "es un auténtico fracaso y un fiasco".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 2010