Entrevista:RUUD KROL | Finalista con Holanda en 1974 y 1978 | SUDÁFRICA 2010 | Holanda-España: los históricos

"El fútbol es el gran ganador de esta final"

Ruud Krol (Ámsterdam, 1949) se presenta a desayunar sin haber pegado ojo en toda la noche. Los recuerdos de la final del 78, perdida ante Argentina (3-1), le golpean la cabeza. Y los conectan con la final de hoy de Holanda ante España. 85 veces internacional con la oranje y 45 como capitán le dan como para escribir un tratado. Actual entrenador de los Orlando Pirates, en Sudáfrica, Krol es un personaje popular en Johanesburgo: la gente lo saluda con los brazos cruzados en alto, en señal de los huesos de los viejos piratas que dan nombre a su equipo.

Pregunta. ¿Por qué no pudo dormir?

Respuesta. Estuve pensando cómo se siente Van Bronckhorst, como capitán, y tras haber sufrido muchas críticas antes del Mundial. Me desperté preocupado, como hace 32 años, cuando no pude dormir las dos noches antes de la final.

"España y Holanda van a enseñar al mundo cómo se juega bien"
"No sé si Robben podría jugar en el equipo del 74. Es muy individualista"

Más información

P. ¿Cómo fue aquella final?

R. Terrible, el clima político de aquella Argentina era terrorífico. No podías salir a la calle ni ir de compras. La policía acompañaba con metralletas al autobús, la gente nos gritaba... En 2000 volví a Argentina y la situación era otra: la gente mucho más abierta.

P. Pero no jugaron bien esa final.

R. En los primeros 20 minutos sí, les pusimos mucha presión, les marcamos en el 80 y el 89 Rensenbrink tuvo la victoria con un remate al poste. Para nuestra desgracia, disputamos dos finales seguidas de Copa del Mundo contra los anfitriones.

P. ¿Y el árbitro fue justo?

R. No, el italiano Sergio Gonella ya no volvió a pitar más. Hizo cosas dudosas. El que iba a pitar era otro, un israelí, pero Argentina se negó y la FIFA les permitió cambiarlo. Aun así, Argentina tenía a Tarantini, Passarella, Fillol, Ardiles, Bertoni, Luque, Kempes...

P. ¿Es cierto que no fueron a la cena después del partido porque estaba Videla

[Jorge, dictador argentino]?

R. No fuimos por seguridad. Pero si hubiésemos ganado, teníamos previsto evitar que Videla nos diera la Copa.

P. En ese Mundial, usted fue capitán y jugó de libero. ¿Era su posición favorita?

R. Sí, pero tuve una infección de cadera, con muchos dolores, y después tuve que pasarme seis meses de baja. Aunque no son excusas.

P. ¿Qué selección fue mejor: la del 74 o la del 78?

R. La del 74: Cruyff era la guinda del pastel como Maradona en el 86. Cruyff era de otra dimensión, pero decidió no venir en el 78 y, después del shock, nos sirvió de estímulo para jugar más como equipo. Lo pasamos mal en la primera fase porque en Mendoza la hierba era muy alta y no nos permitía hacer nuestro fútbol. Después, en Córdoba, ya pudimos.

P. ¿Por qué no fue Cruyff a Argentina 78?

R. Por la familia, no quería estar seis o siete semanas lejos de ella, a pesar de que sí participó en la clasificación.

P. ¿Por qué perdieron la final de Alemania 74?

R. Cometimos un error en la primera parte. Quisimos humillar a los alemanes y nos olvidamos de marcar el segundo. Dominamos la segunda parte, pero Maier estuvo excepcional.

P. ¿Quién fue Rinus Michels?

R. El creador del fútbol holandés. Tras beber en distintas fuentes, creó su propio estilo a partir del Ajax del 66, que era la esencia de la selección como ahora es el Barça en España. Era duro, pero muy cómico, como los de Amsterdam. Adorábamos jugar con Michels porque nos dejaba expresarnos y nos dimos cuenta de que estaba creciendo algo importante. A pesar de que él era muy duro y, si no nos entrenábamos bien, nos hacía entrar en el vestuario, nos daba un té caliente y volvíamos a entrenarnos otra hora y media. Teníamos unos automatismos y, cuanto más los ensayábamos, más nos divertíamos. Michels quería que defendiéramos arriba para que, cuando robáramos, estuviéramos a 20 metros del gol. Y no a 80 como le pasó a Alemania frente a España. Nos ahorrábamos carreras e impedíamos al rival pensar qué podía hacer con la pelota.

P. ¿Hará eso Holanda frente a España?

R. Lo hicieron por momentos contra Brasil, pero tendrán que parar la salida de balón de Xavi e Iniesta para ganar.

P. Cruyff se identifica con España. ¿Lo entiende?

R. Sí, claro, él es el padre de la selección española, junto a Michels, Van Gaal y Rijkaard, aunque los españoles han aportado su propia cultura: los pases en corto y un juego muy compacto. Eso no es holandés. A mí también me gusta el ataque, pero esta selección puso las raíces hace dos años y lleva 25 partidos sin perder.

P. ¿Por qué no ha vuelto a repetirse la Naranja Mecánica?

R. Somos un país pequeño y no tenemos tantos jugadores.

P. ¿Qué le pasa a Van Persie?

R. Lo mismo que a Torres, vienen de largas lesiones y es imposible rendir a tope.

P. De la actual selección, ¿solo Sneijder y Robben serían titulares en el 74?

R. Robben no sé si podría: es muy individualista. En aquella selección, Cruyff se iba al centro y entraba Repp por la derecha. Juego de equipo. Sneijder está inspirado, lo mismo que le pasaba a Repp, siempre en el sitio oportuno.

P. ¿Cómo ve a la defensa?

R. Se la criticó antes del torneo, pero solo ha cometido un gran error: frente a Brasil debido a que se lesionó Mathijsen y fallaron los automatismos.

P. ¿Con quién irá el público sudafricano?

R. Con Holanda, por los lazos culturales comunes: los holandeses fueron los primeros que llegaron a Ciudad del Cabo. Aunque también haya sentimientos opuestos por el apartheid.

P. ¿Qué final prevé?

R. Holanda será más agresiva en el centro del campo con Van Bommel y De Jong. España, salvo Villa, tiene problemas para marcar, aunque el gol de Puyol fue fantástico. El fútbol será el gran ganador de la final. Estas dos naciones van a enseñar al mundo cómo se juega bien al fútbol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50