Reportaje:

Y Bilbao se convirtió en Seattle

- Pearl Jam y Alice in Chains protagonizan la segunda jornada del BBK Live - Los dos grupos son los máximos exponentes en activo del 'grunge'

"El grunge no está muerto", explicaba ayer, a los pies del escenario principal del BBK Live, Lilian, de 26 años, una alicantina que junto a su hermana Elsa, de 20, esperaban para ver por primera vez a Pearl Jam. Y fue curioso porque la formación de Seattle atrajo a una legión de seguidores que se podían dividir en dos grupos: aquellos a los que el existencialismo que irradiaban unos chicos uniformados con camisas de franela y vaqueros desgastados les pilló en plena adolescencia; y a otros que prácticamente nacían cuando Nirvana, abanderado del grunge, grabó Nevermind (1991), el trabajo que asentó el movimiento.

También fue extraño porque Lilian oyó por primera vez Jeremy, una de las primeras letras de Pearl Jam, sin haber cumplido los 10 años. Era demasiado pequeña quizás para entender una canción sobre un niño que se suicida por incomprensión familiar, pero que hizo que los que ya contaban con acné auparan a la formación al estrellato. El grunge creció tan rápido que pasó de movimiento contracultural a marcar tendencias -una polémica colección hizo que el diseñador Marc Jacobs fuese etiquetado como gurú del movimiento en materia de estética-. Y de ahí a poco más que un obituario, cuando Kurt Cobain se quitó la vida en 1994.

"Es lo que siempre he escuchado, con lo que he vivido", apuntaba una fan

Aún así, Lilian definía la música de Pearl Jam, mezcla de rock y punk, como "el lugar de donde vinimos". Para ella y su hermana son el grupo de su vida. "Es lo que siempre he escuchado, lo que siempre me ha gustado, con lo que he vivido. De aquel espíritu queda lo que uno lleva dentro. Aunque ya no sea lo mismo por mucho que digan que el grunge ha muerto, para mí sigue ahí".

Estaba claro que el grunge seguía vivo para las decenas de fans de Pearl Jam que a las cuatro de la tarde se peleaban por conseguir un sitio en primera fila. Y todavía quedaban ocho horas para que Eddie Vedder, vocalista y líder de la banda, se subiese a un escenario. Lilian suspiraba: "¿Qué me haría feliz? que cante Alive, Even flow o cualquier otra cosa".

Antes del cabeza del cartel, tocaron Alice in Chains, otra de las formaciones que salieron de las calles de Seattle. Junto a Pearl Jam, son los máximos exponentes en activo de aquella época.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

También se podría considerar una gran paradoja que a Pearl Jam, que no supo manejar la fama, que rehuyó de ella, esta nunca le hubiese abandonado. Tal vez por ello siempre ha podido contar con sus seguidores. En el BBK Live de ayer olía a fiebre adolescente, aunque no fuesen los años noventa, ni Seattle, ni hubiese rastro de camisas de franela o que ya el grunge, que significa sucio en inglés, ya no tiene nada de desaliñado. Como aquel single de Nirvana, Smells Like Teen Spirit, que un día puso patas arriba el mundo de la música.

Un momento de la actuación de Coheed and Cambria ayer en el BBK Live.
Un momento de la actuación de Coheed and Cambria ayer en el BBK Live.SANTOS CIRILO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS