Reportaje:LA COCINA DE DEL BOSQUE | SUDÁFRICA 2010 | La otra mirada

"Yo, de joven, jugaba como Xavi"

Pedro Cortés, responsable federativo ante la FIFA, es como un padre para los jugadores

Pedro Cortés García es uno de los tres responsables federativos ante la FIFA y el Comité Organizador de este Mundial de Sudáfrica 2010, y, además, un personaje muy querido en la delegación española. Nació en Valencia, en 1948, y acaba de cumplir 62 años. A los 12, se marchó a Alemania, como hicieron tantas familias españolas en los años cincuenta tratando de encontrar un futuro que bajo la dictadura no adivinaban.

"Hice de todo", asegura. "Recados, cortaba el césped, limpiaba coches...", añade. A día de hoy es uno de los grandes accionistas de Seur, una de las principales empresas de mensajería de Europa. Casado desde hace 36 años con Isabel Contreras, tiene tres hijos, es abuelo de Pere y Paula, y está cerca de serlo de otro que está a punto de nacer.

Emigró a Alemania en los años cincuenta y fue presidente del Valencia

Fue jugador, entrenador durante 13 años en categorías regionales, en el Valencia juvenil, y fue directivo del Valencia, donde empezó con Vicente Tormo hace más de 30 años, según aclara. Durante seis, en dos etapas diferentes, presidió el club de Mestalla.

Al dejar el cargo dice que Ángel Villar, el presidente de la Federación, le pidió que se convirtiera en delegado federativo de la selección. Fue al volver del Mundial de Corea y Japón, en 2002. Y en eso sigue. "Soy como un padre y una madre de todos los chavales", dice antes de considerar que su trabajo en Sudáfrica consiste en "hacer todo y nada". "Básicamente, soluciono problemas y procuro no crearlos", avisa.

"Faena tenemos, pero ni jugamos ni hacemos alineaciones. Para eso, para hacer el equipo, ya está el seleccionador", al que considera una persona extraordinaria: "Del Bosque es un caballero, un señor. Muy tranquilo, muy cordial". Asume que cada entrenador tiene su estilo y no niega que con Luis Aragonés mantiene una relación muy estrecha: "Le considero un amigo íntimo. Coincidimos en el Valencia, cuando él era entrenador, y desde entonces nuestra relación es excelente". Cortés, hombre risueño, recuerda entre risas que cada vez que Luis le preguntaba su opinión sobre algo relacionado con el juego, o con las características de un jugador, la conversación siempre terminaba igual: "¡No tienes ni idea!", me decía Luis. "Ni puta idea". Y yo le decía: "¿Pues para qué me preguntas?". Y se ríe.

Cortés tiene la sensación de ser un privilegiado: "Estoy viviendo a un palmo de la gente que está aquí en Sudáfrica, haciendo historia; están escribiendo una leyenda, porque son la mejor generación del fútbol español, y tengo la suerte de vivirlo muy de cerca".

No niega que, para él, el éxito de este equipo tiene un nombre: Xavi Hernández: "Como dicen los boxeadores, libra a libra es el mejor del mundo, el de más talento, el que mejor ve el futbol. Xavi manda, es el dueño de la pelota", sostiene. Y antes de acabar, dice: "Yo, en mis tiempos, jugaba como Xavi".

Pedro Cortés sonríe en un entrenamiento.
Pedro Cortés sonríe en un entrenamiento.ALEJANDRO RUESGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS