Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | ESPAÑA-HOLANDA, GRAN FINAL DEL MUNDIAL

Goles para ayudar a conjurar la crisis

La recuperación económica no está en la cabeza de Puyol, los guantes de Casillas o las botas de Villa. Su éxito en la Eurocopa 2008 no evitó que, acto seguido, España entrara en la recesión más profunda desde la Guerra Civil. Pero ganar en el deporte sí juega un pequeño papel en el vaivén de la economía.

Toda crisis va acompañada de su propio fantasma, el efecto psicológico, que merma el consumo y retroalimenta el declive. Así que la euforia ayuda a contrarrestar ese efecto y mueve las fichas de dominó en sentido contrario para ciudadanos y empresas. Es lo que J. M. Keynes llamaba el espíritu animal de la economía, el humor económico.

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, llegó ayer a afirmar que, si España gana el Mundial, "habrá, sin duda, que hacer una revisión al alza" de la previsión de crecimiento económico. Y es que la victoria insuflará moral a los ciudadanos -consumidores- y el consumo es el gran motor de la economía española.

Más información

Antes de intervenir en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, informa Elena Hidalgo, el presidente de las Cámaras de Comercio, Javier Gómez-Navarro, dijo que la victoria "cambiaría la psicología del país significativamente". La autoestima de los españoles ha bajado el último año por la crisis y el Mundial podría aprovecharse para mejorar la proyección de las empresas en el exterior, según Fernando Prado, director del Reputation Institute de España.

Un estudio de ABN Amro ha calculado que el campeón añade varias décimas a su producto interior bruto. En el de Alemania 2006, previo a la crisis, lo cifró en un 0,7. Pero la reactivación requiere algo más. El diferencial del bono español con el alemán, termómetro de la credibilidad de la deuda pública, solo bajó ayer de 205 a 201 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de julio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50