Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presidente de Brasil de ocho a seis

Lula apoyará la campaña de Rousseff en sus "horas libres"

Río de Janeiro

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha decidido que a partir del martes próximo, día en que arranca la campaña electoral para las presidenciales del 3 de octubre, ejercerá como Jefe del Estado solo hasta las seis de la tarde. A partir de esa hora, y los fines de semana, se quitará el fajín de presidente para apoyar a la candidata del Partido de los Trabajadores, la ex guerrillera Dilma Rousseff.

Lula desea tanto la elección de Rousseff que ha desafiado seis veces a la justicia electoral, que lo ha multado por hacer proselitismo. Hace más de un año que el presidente brasileño aparece en todos los actos del brazo de Rousseff, presentándola como la mejor candidata para continuar su proyecto político, el "lulismo", hasta el punto de que en los lugares más pobres del noreste piensan que Dilma es "a mulher do Lula".

Rousseff y su mayor adversario, el socialdemócrata Jose Serra, aparecen empatados en los sondeos con un 39% de los votos. Lula analizó la posibilidad de dejar el cargo estos tres meses para dedicarse en exclusiva a la campaña, pero al final, tras consultar la normativa electoral, ha optado por usar las horas fuera del ejercicio de sus funciones.

El partido DEM (Demócratas) está dispuesto a recurrir a la justicia para dilucidar si para un Presidente de la República existe un horario laboral y otro en el que sus actos puedan desligarse de su cargo. La oposición teme que el Gobierno use la máquina administrativa después de las seis de la tarde para ponerla al servicio de la candidata oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 2010