Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un vecino de 'Sanse' en unos encierros de Zamora

El joven de 19 años recibió una cornada en el pecho

Un vecino de San Sebastián de los Reyes (uno de los municipios con mayor tradición taurina de Madrid), Izan Tejero Morales, de 19 años, murió en la madrugada de ayer corneado por un toro en las fiestas patronales de Fuentesaúco (Zamora). El joven participaba en los encierros nocturnos cuando cayó desde la ventana en la que se encontraba subido y un astado le embistió en el suelo perforándole el pecho.

Los encierros de Fuentesaúco son de los más antiguos de España. Datan del siglo XVI. Se celebran durante los festejos patronales en honor de la Virgen de la Visitación. Ayer se celebraba el primero de los cinco previstos para los festejos populares. Comenzó hacia las tres de la madrugada y la mortal cogida se produjo hacia las 4.15.

La víctima cayó al suelo desde la ventana a la que se había subido

Izan Tejero se encontraba subido a una ventana y estaba tirando tierra a uno de los toros. Perdió el equilibrio y cayó al suelo. En ese momento, el astado que estaba más cerca le empitonó en el pecho. Los mozos que estaban por los alrededores lograron sacarle de la zona. Izan perdió mucha sangre y tenía el pulso muy débil. Fue trasladado a la zona sanitaria especial dispuesta por el Ayuntamiento, en donde se encontraba un médico y había estacionadas dos ambulancias. Los facultativos no pudieron hacer nada por salvar su vida.

El alcalde, Jaime Vega González, convocó un pleno extraordinario urgente a las siete de la mañana. Los concejales aprobaron por unanimidad decretar tres días de luto y suspender los actos festivos hasta la medianoche de ayer. "Es una desgracia muy grande, sobre todo, porque es un chaval muy joven", explicó el regidor a EL PAÍS.

La subdelegada del Gobierno en Zamora, Pilar de la Higuera, lamentó el accidente y recordó que el municipio cumple las normas de seguridad en la organización de las fiestas que exige la ley regional. "Ha sido una gran tragedia, pero hay que recordar que son festejos que entrañan una gran peligrosidad", concluyó De la Higuera.

La familia de Izan Tejero es de Fuentesaúco "de toda la vida" donde a sus miembros se los conoce con el mote de Los guindillas. El fallecido residía en el barrio de Rosa Luxemburgo de San Sebastián de los Reyes, desde hacía unos tres años. Estudiaba, según relataban ayer sus vecinos en Madrid. "En las últimas semanas, como había terminado ya las clases, se iba con su padre, que es ebanista y tiene una fábrica de muebles en el pueblo de Barajas", recordaba una residente. "Era un chaval alto, delgado y atlético. Se le veía pasear al perro con una chica, que a lo mejor era su novia", explicaba otro vecino.

Fuentesaúco está a 40 kilómetros de la capital y tiene 1.967 habitantes. Son típicos los Espantes, un espectáculo consistente en la formación de una barrera humana que, con aspavientos y gritos, impide entrar al casco urbano a reses conducidas desde un prado por un grupo de jinetes. La muerte de Izan es la primera del verano en España dentro de los espectáculos taurinos populares. Desde 2000 han sido al menos 36 los fallecidos por cornadas u otros percances, la mayoría de ellos en Castilla y León y Castilla-La Mancha. El año pasado perecieron 10, dos de ellas en la provincia de Valladolid.

La muerte de Izan no es la primera en los encierros de Fuentesaúco. El 6 de julio de 1996 pereció Ángel Gavilanes Garrido, de 50 años, tras recibir una cornada en la región anal. Otros dos hombres resultaron heridos graves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de julio de 2010