Lleno para Rufus Wainwright en su único concierto en Galicia

El artista pide que no se aplauda en los primeros 45 minutos

En el que será su único concierto en Galicia esta temporada, Rufus Wainwright se encontrará esta noche (22.00 horas) con el Teatro Caixanova de Vigo repleto y expectante por escuchar en directo los temas de su último disco, All Days Are Nights: Songs For Lulu (2010), el séptimo de una carrera marcada tanto por la mutabilidad de formas musicales y creativas como por la personalidad carismática del artista. Hace días que las entradas, con precios que oscilaron entre 25 y 35 euros, se agotaron en todos los puntos de venta.

Es de esperar que un público tan previsor haya consultado las peticiones que el artista ha publicado en su página web, destinadas a conseguir que los espectadores no aplaudan durante la primera parte del concierto hasta que Wainwright abandone el escenario, dado que "su salida forma parte de la puesta en escena", según se anuncia en el portal. Durante ese primer tramo, de una duración aproximada de 45 minutos, el músico interpretará sus nuevas canciones a piano solo, con la única compañía de los visuales firmados por el artista escocés Douglas Gordon, nombre de referencia en el videoarte contemporáneo que fue distinguido con el Premio Turner de Arte Contemporáneo (1996) y galardonado en la Bienal de Venecia (1997).

Sus últimas composiciones están marcadas por la muerte de su madre

Siempre intensa y cargada de significado, la actitud de Wainwright en la presentación en directo de los temas de su nuevo trabajo pretende subrayar la solemnidad de unas composiciones inspiradas en acontecimientos personales recientes, alegres y dramáticos, en especial, la enfermedad y fallecimiento de su madre en enero pasado a consecuencia de un cáncer, la cantante Kate McGarrigle, una figura relevante en la escena folk canadiense. Tras un descanso de media hora, Rufus regresará al escenario, ya con banda, en idéntica disposición al luto y la melancolía, para brindar las piezas seleccionadas por sus seguidores a través de su comunidad virtual durante, aproximadamente, una hora. Llegados a este punto, se levanta la prohibición, con lo que cada uno de los asistentes podrá vitorear "como le pida el corazón".

El espectáculo forma parte del ciclo Xacobeo Importa, la misma programación que patrocinará el recital del británico-libanés Mika, por primera vez por tierras gallegas, en el auditorio de Castrelos el 14 de agosto. Del 8 al 10 de julio, se desarrollará otro de los acontecimientos principales que el Xacobeo traerá a Vigo: el Festival Vigo Transforma, con Orbital, Jeff Tweedy (Wilco), Os Mutantes, The Divine Comedy, Love of Lesbian y Triángulo de Amor Bizarro, entre otros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS