Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La aluminosis provoca otro derrumbe en Vila-real

Una mujer de 73 años resultó herida grave en la noche del martes al derrumbarse el techo de su vivienda en Vila-real. Según los primeros indicios, y tras la inspección ocular de los técnicos municipales, el origen del derrumbe fue la aluminosis que sufre el inmueble. Así, ya son dos los accidentes ocurridos en un plazo de 20 días en el mismo municipio y por la misma causa aparente, después de que el pasado día tres una mujer y su nieto murieran al caerles encima el techado de la terraza en la que se encontraban, en una vivienda ubicada a escasos metros de la que sufrió el derrumbe el martes.

El último accidente tuvo lugar pasadas las 22 horas, en el número 31 de la calle de Melilla, en el barrio del mismo nombre, colindante con el de Casas de Capote, donde se registró el primer derrumbe. Una unidad del SAMU se desplazó hasta el lugar y trasladó a la herida, que presentaba una conmoción y policontusiones, al hospital de la Plana.

Según fuentes municipales, fue el techo de la primera planta de la vivienda el que se derrumbó y al caer sobre el suelo éste cedió hasta la planta baja, provocando heridas de gravedad a la mujer, que ayer fue dada de alta. Como medida preventiva, los bomberos desalojaron a los dos habitantes de la casa colindante, que ayer ya pudieron volver a su domicilio.

Tal como explicó el concejal de Urbanismo, Alfredo Sanz, las características de la construcción eran muy similares a las de Casas de Capote, con "viguetas prensadas con cemento aluminoso", un sistema que se utilizó para la edificación de varios inmuebles en el mismo barrio. Según mantuvo, el deterioro, a lo largo de los años, de esta estructura y, quizá, la falta de mantenimiento, fue lo que provocó el hundimiento. Además, esta vivienda no tenía techo de tejas sino una azotea en la que se emplearon los mismos materiales.

Inspección gratuita

Sanz hizo un llamamiento a todos los que tengan dudas sobre el estado de sus viviendas para que soliciten la inspección técnica que realiza el Ayuntamiento de Vila-real de forma gratuita. En cualquier caso, también aseguró que no hay razón para que cunda la alarma, ya que se trata de casos puntuales sin una característica común en el tiempo aparte del deterioro que presentaban ambas construcciones.

El concejal admitió que tras el primer accidente se han recibido algunas llamas solicitando el servicio de inspección técnica, aunque aseguró que no ha habido reclamaciones destacadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010