Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente busca el fin de los pozos de Doñana

El nuevo Plan de Desarrollo Sostenible plantea reorganizar el regadío de la zona

El segundo Plan de Desarrollo Sostenible de Doñana, que ayer aprobó el Consejo de Gobierno de la Junta, plantea la "eliminación de todos los pozos ilegales existentes" en la zona que extraen agua del maltrecho acuífero 27, una de las fuentes que da la vida a este espacio natural. Se estima que en la zona hay alrededor de un millar de extracciones irregulares que los ecologistas llevan años denunciando.

Para acabar con esta situación, la Consejería de Medio Ambiente pretende reorganizar la actividad agraria y las extracciones. El instrumento que se utilizará será el Plan Espacial de Ordenación de las Zonas de Regadíos ubicadas al norte de la corona forestal de Doñana, que está pendiente de salir a información pública.

Este plan de regadíos plantea "la necesidad de concentrar la capacidad de gestionar el uso del recurso hídrico en comunidades de regantes". El objetivo es "evolucionar de un parcelario pequeño con intensa demanda particularizada de provisión tanto de infraestructuras como de servicios a un contexto de gestión colectiva y centralizada del agua". Lo que se plantea es una nueva ordenación con la "recolocación de determinadas parcelas".

En concreto, el futuro plan de regadíos se centrará en la franja fresera del norte y del noroeste del parque, que incluye los municipios de Almonte, Bonares, Lucena del Puerto y Rociana del Condado. Se incluirá la "recolocación" de las parcelas que estén "mal ubicadas y con malas condiciones de ordenación". Medio Ambiente situará esas explotaciones en "nuevas zonas diseñadas de forma adecuada a sus necesidades, con gestión centralizada del recurso hídrico".

La Consejería de Medio Ambiente también pondrá en marcha una oficina técnica de regularización de las explotaciones de la zona para revisar "la situación de los derechos legales de ocupación de las explotaciones, los derechos de explotación de pozos, de conexión eléctrica...", según se detalla en el segundo plan de desarrollo sostenible de Doñana aprobado ayer. Lo que se pretende es "facilitar la regularización a todas las explotaciones que cumplan con los requisitos". Además, la oficina colaborará para que se constituya la futura comunidad de regantes.

También se pretende apoyar los cultivos tradicionales en la zona como el "cereal de secano, el olivar de secano y el viñedo de secano". Lo que se pretende es utilizar la marca ecológica de Doñana para hacer estos productos más apetecibles en los mercados.

El Consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, presentó ayer este plan de desarrollo de Doñana, que contará con un presupuesto inicial de 145,3 millones y recoge 92 proyectos para la integración de los procesos productivos y naturales en 14 municipios de Cádiz, Huelva y Sevilla. Díaz Trillo reconoció que uno de los objetivos de este plan es acabar con los pozos ilegales, un problema que se aborda de forma amplia en el plan presentado ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 2010