Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA JEFA DE TODO ESTO | María José Verjaga Gómez

El despacho con más atracciones

La encargada de Seguridad del parque de ocio empezó de taquillera con 23 años

Es de Usera y ejerce de madrileña de Usera. Le gusta hablar de su trabajo porque disfruta con él cada minuto. Y lo transmite en cada una de sus frases. La responsable de Accesos y Seguridad del Parque de Atracciones, María José Verjaga Gómez, de 36 años, entró como taquillera hace 13 y, desde entonces, ha pasado por diversos puestos hasta llegar a ser la jefa de alrededor de 50 personas. "Lo peor son los que se intentan colar para no pagar los 29 euros de la entrada. Saltan las vallas buscando montarse gratis, pero no se dan cuenta de que tenemos mucha vigilancia", afirma con una sonrisa maliciosa.

Un pequeño despacho, con los cristales tintados como si de un coche de alta gama se tratara, acoge la mesa de trabajo de Verjaga. Llena de papeles, da paso a una pantalla de ordenador donde se ven los cuadros con los turnos de trabajo, nombres y fichas. "Una de mis tareas es distribuir a las taquilleras de tal forma que el cliente no tenga que esperar mucho", precisa.

Muchos famosos acuden al recinto y piden discreción a los directivos

Hace cuatro años registró un récord de 33.000 visitantes en un solo día

Su trabajo comienza a eso de las once de la mañana, una hora antes de que se abra al público el Parque de Atracciones. Es entonces cuando echa un vistazo a las incidencias que presenta el día: desde la llegada de un grupo masivo de gente hasta que haya enfermado algún trabajador. Después, a pasear. Pero no por placer, sino para ver todo lo que ocurre a pie de obra. Suele marcharse sobre las doce de la noche, cuando ya ha cerrado el parque. Eso si no surge un imprevisto.

Uno de sus peores días como responsable de Seguridad fue el 23 de agosto de 2003. Poco antes de la medianoche, hubo un apagón y centenares de clientes se quedaron atrapados en las atracciones. Y la noche "agobia mucho a la gente". El mecanismo que se activó para salir del paso fue poner en marcha la megafonía e invitar a la gente a regresar al parque con la misma entrada el día que quisiera. "Recuerdo que había decenas y decenas de personas delante de mi despacho. Todo el equipo tuvo que tener mucha mano izquierda, porque la gente no paraba de gritar y de pedir todo tipo de cosas. Al final, logramos solucionarlo lo mejor que pudimos", explica Verjaga.

El número de visitantes al Parque durante los días laborables suele estar entre 4.000 y 5.000 personas, que se dispara en festivos y fines de semana hasta las 15.000. Eso sí, el récord más reciente se marcó hace cuatro años el Día de la Comunidad de Madrid (el Dos de Mayo) cuando acudieron 33.000 visitantes. "Jamás lo había visto así. Casi no se podía ni andar y la gente tardaba mucho en montar", recuerda Verjaga.

Hace lustros, el número de visitantes era mayor. Los conciertos de cantantes que estaban en pleno auge (y con una entrada bastante barata) convocaban a miles de seguidores. Lejos queda un concierto de Mecano en la década de los noventa al que intentaron asistir más de 45.000 visitantes, cuando el aforo del auditorio solo era de 5.000. La gran mayoría se quedó fuera.

El trabajo también es la discreción. Hace unos meses acudió la princesa Letizia con su hija menor, la infanta Sofía. Los coches oficiales entraron por un lateral y la pequeña fue directamente a la zona infantil. Prácticamente nadie del Parque se enteró, incluyendo los directivos. Era una de las peticiones de la Casa del Rey. "Era fundamental que ellas tuvieran su momento y que nadie supiera quién estaba allí", rememora. Igual ocurrió cuando acudió David Beckham con sus hijos. En esa ocasión, los chavales estaban hiperprotegidos y no se lo pasaron tan bien, según la responsable del Parque. Otro famoso que acude mucho es Fran Rivera con su hija.

Esta semana es una de las que más trabajo tiene Verjaga. Arranca el verano y las vacaciones en los colegios hacen que miles de escolares vayan a pasar el día con el bocata y la bebida. "Son los mochileros, a los que yo tengo mucho cariño. Son los que realmente disfrutan del parque. Se pasan todo el día de atracción en atracción", relata. De hecho, está previsto que unos 6.000 escolares pasen por el Parque. Este complejo de ocio fue inaugurado el 15 de mayo de 1969.

Verjaga destaca que el recinto no resulta conflictivo y que el número de problemas que se producen es muy bajo. Alguna caída, alguna riña y poco más. "Además, tengo mucha suerte. En cuanto levanto el teléfono y llamo a la policía, enseguida tengo dos o tres patrullas para solucionar lo que pase", explica.

"Realmente yo quería ser policía municipal como mi hermano", admite, "pero justo durante las oposiciones tuve un accidente de moto y ya no pude seguir con los exámenes. Creo en el destino y lo que este me deparaba era trabajar en una de las cosas que más me gusta. Recuerdo cuando venía de pequeña y me pasaba las horas aquí", añade. Por eso no duda en montarse en La Lanzadera para hacerse la fotografía. "Es la atracción que más me gusta", confiesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2010