Crítica:DANZACrítica
i

Intensidad y vuelo

Un programa doble que abrió Concha Jareño con sus bailes de tradición, donde entonó lo que mejor le queda: los caracoles y las guajiras, ambos bailes buscando el efecto, la estampa vernácula y la pose añeja. Un prodigio envolvente la voz de Gema Caballero, sus matices, su manera sutil y desgarrada de entrar al fondo de los cantes. La bailaora intenta geometría en el braceo, pero con frecuencia se rompe armónico, y parece intencionado.

El dúo de Pastor y Merino es un reto de intensidades en pleno proceso de cristalización; da una sensación de pinceladas gruesas, gestuales y expresionistas, de búsqueda del empaste dentro de una lectura dramática. La música de Guerra, obtenida a través del ordenador y de otras máquinas, no siempre complaciente, a veces sobrepasa la intención y dificulta ese clímax pasional de intensidades que relata el paso a dos.

Concha Jareño

Concha Jareño: Simplemente flamenco; Encontra2. Coreografía: Jesús Pastor y José Merino (Human Dance Project). Música: Raúl Guerra y Underworld. Teatro Fernán Gómez. Hasta el 16 de junio.

Cada uno en su cuerda, van ganando en respiración y plasticidad. La ansiedad se transforma en vuelo y el contacto en despliegue lírico. Sugerentes los elementos escénicos (luces, vestuario, escenografía), que ayudan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de junio de 2010.