Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

Caja Madrid, Bancaja y sus socios pedirán 4.465 millones

Los Consejos de Administración de las siete cajas de ahorros implicadas en la fusión fría en torno a Caja Madrid y Bancaja, que completarán la integración con la Insular de Canarias, Rioja, Ávila, Segovia y Laietana, han aprobado la operación que dará lugar a la primera entidad del sector. Las entidades han acordado además pedir al fondo de rescate (FROB) 4.465 millones de euros, la mitad aproximadamente para la caja presidida por Rodrigo Rato, que también estará al frente de la nueva entidad, mientras aplazan hasta septiembre la votación sobre su plan de negocio. La solicitud de fondos tiene lugar la víspera de que acabe el plazo para recurrir a este instrumento. Esos fondos son en realidad préstamos que se devuelven con intereses del 7,75% en un máximo de cinco años.

Caixanova y Caixa Galicia prevén cerrar 300 oficinas y 1.230 prejubilaciones

A la espera de las decisiones que se puedan tomar después del verano, lo que se ha acordado es que cada entidad que forma el Sistema de Protección Institucional (SIP), que es el nombre que reciben este tipo de fusiones, mantendrán su marca en cinco de las grandes comunidades: Andalucía, Aragón, Galicia, País Vasco y Cataluña, con la excepción de Girona, donde actuarán bajo la enseña de Caixa Laietana.

La alianza se firmará el próximo 10 de julio y ya se ha aprobado el peso de cada caja en la futura entidad. Caja Madrid tendrá el 52,06% y Bancaja, un 37,7%. En función de su volumen de activos, la Caja Insular de Canarias tendrá un 2,45%, Caja Ávila, un 2,33%, Caixa Laietana, un 2,11%, Caja Segovia, un 2,01%, y Caja Rioja, un 1,34%. Lo que no cambia es que la sede social estará en Valencia y la operativa en Madrid.

Las siete cajas implicadas en el SIP, que han aprobado la fusión por unanimidad, han pactado que el Consejo de Administración de la entidad resultante esté compuesto por 21 miembros; 11 directivos formarán su comisión ejecutiva. Tal como se anunció el jueves, el presidente ejecutivo será nombrado a propuesta de Caja Madrid, mientras que Bancaja propondrá el vicepresidente ejecutivo. De este modo, aunque no estén votados, el sector da por hecho que serán Rodrigo Rato y José Luis Olivas quienes dirijan la entidad resultante en calidad de presidente y vicepresidente.

Por su parte, los Consejos de las cajas gallegas aprobaron ayer el plan de integración para optar a tiempo a los recursos del FROB que harán posible su fusión, con una necesidad de recapitalización de 1.162 millones. El proyecto aprobado por Caixanova y Caixa Galicia, que ha sido remitido al Banco de España, establece el cierre de 300 oficinas, en gran medida debido a duplicidades, y la prejubilación de hasta 1.230 trabajadores, en su mayor parte de la red comercial, sobre los 7.855 empleados que suman ambas cajas actualmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2010