Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:ÍNTIMO MUNDIAL | Sudáfrica 2010 | La otra mirada

"Calorcillo y nervios"

El fútbol me gusta mucho. Me ha hecho pasar muy buenos momentos, pero también sufrir mucho. Lo de los Mundiales es algo aparte, especial, por encima de todo lo demás. Los años que hay Mundial, como La Roja últimamente ha estado en todos, uno está nerviosillo esperando que empiece y que por fin España nos dé la sorpresa de llegar lejos. Miras el calendario, ves cuándo jugamos para que no te coincida con un concierto o con una promoción... En fin lo adaptas todo para disfrutar las emociones irrepetibles que te produce un partido de un Mundial. Para mi hablar de un Mundial de fútbol, es pensar en el calorcillo del verano, de la calle y en el ambiente que se crea. Un Mundial es la reunión con la familia y los amigos en la casa, las cervecitas, los nervios, los gritos, las esperanzas que casi siempre se frustran (este año no, ya veréis, este año va a ser el bueno). Pero es eso, buena compañía, ilusión, y alboroto en casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2010