Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | La Seguridad

"No podemos controlarlo todo"

La policía dice que el atraco a tres periodistas, entre ellos un español, es un incidente aislado en un hotel no oficial

Dos periodistas portugueses y uno español fueron atracados el miércoles de madrugada mientras dormían en las habitaciones de su hotel en Magaliesburgo, a 100 kilómetros de Johanesburgo y a 15 del hotel en el que se hospeda la selección de Portugal, a la que siguen. Dos de los periodistas no se enteraron del robo, incluido un redactor español del diario Marca, pero el tercero, un fotógrafo de O'Jogo, Antonio Simões, se despertó, los ladrones le encañonaron con una pistola en la cabeza y le amordazaron con mantas y sábanas.

La policía sudafricana explicó ayer que el hotel en el que se encuentran los periodistas no formaba parte de los recomendados por la FIFA, por lo que no fue objeto de ninguna revisión oficial de seguridad y desconocían que en él se hospedaran periodistas. Estos, en cambio, aseguran haber alertado a la federación portuguesa de las carencias de medidas de seguridad y de control y de la lejanía del hotel.

El atraco se produjo a las cinco de la madrugada en el hotel Nutbush Buma Lodge y se calcula que los dos ladrones consiguieron llevarse hasta 80 kilos en material, entre maletas, ordenadores, teléfonos móviles, documentación y material fotográfico. Simões fue el que resultó peor parado al despertarse con el ruido y resultar encañonado por los ladrones, que le conminaron a tenderse en la cama, donde lo amordazaron mientras le ordenaban que se callara, bajo la orden de "sleep, sleep" (duerme, duerme).

La policía se personó en el hotel, de cuatro estrellas, formado por bungalows y aislado de la población de Magaliesburgo. "Es una zona muy rural, muy aislada", explicó el superintendente de la policía sudafricana, Leon Engelbrecht, que añadió que sus hombres están hablando con informadores de la zona. El superintendente excusó el incidente porque "la policía no puede controlar la seguridad en todos los hoteles, pequeños y grandes del país" y recordó que el hotel Nutbush Buma Lodge no estaba incluido entre los recomendados por la FIFA.

"Es una pena que los periodistas no se hayan alojado en el hotel de la selección portuguesa, que sí forma parte de nuestra responsabilidad", añadió.

El responsable policial se mostró convencido de que las fuerzas de seguridad son capaces de responder a las necesidades del torneo: "Tenemos una fuerza de 195.000 hombres, 44.000 de los cuales se dedican en exclusiva al Mundial, van a llegar 13.000 periodistas y más de 200.000 turistas. Estamos preparados, pero no podemos llegar a todos los hoteles y lugares de alojamiento que hay en el país".

Elgenbrecht recordó que Sudáfrica ha albergado recientemente Mundiales de rugby y críquet y que no se han registrado problemas de seguridad de consideración. "Y en el caso del Mundial hemos ampliado nuestros dispositivos de seguridad para incluir helicópteros y cañones de agua". El superintendente espera que sus hombres puedan detener a los ladrones del hotel de los periodistas en los próximos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2010