Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MUNDIAL DE SUDÁFRICA | Faltan dos días

"Habrá que rebajar la euforia"

Del Bosque y los jugadores reclaman contención al tiempo que muestran su satisfacción

La última probatura de Vicente del Bosque para afrontar el Mundial resultó un éxito rotundo. Sus jugadores despedazaron a Polonia en la Nueva Condomina, estadio de una algarabía y felicidad absoluta por más que los hinchas polacos lograran colar y encender alguna bengala. Se puso seria la selección y marcó seis goles expresivos, lo que no conseguía desde octubre de 2005, en San Marino, camino del Mundial de Alemania, y lo que transmite la capacidad definidora del grupo y su rotundidad del juego.

"Pienso que habrá que rebajar la euforia", aclaró el seleccionador; "es un resultado amplio que deja buenas sensaciones. Nos vamos tranquilos al Mundial, pero tendremos que andar con cuidado porque ahora llega lo difícil. No debemos creernos más de lo que es. Así que precaución". Franciszek Zmuda, el técnico polaco, fue más tajante: "España está muy bien preparadal". "Estamos muy ilusionados. Sabemos de la dificultad de un Mundial pero nos pilla en muy buen momento", expresó Fernando Hierro. El director deportivo de la federación española restó importancia al cambio de Iniesta: "Ha sido una pequeña sobrecarga en los isquiotibiales y, por precaución, se le ha cambiado". El centrocampista será examinado hoy para descartar que sus molestias en la parte posterior del muslo vayan a más.

"No estaba como pensaba... Lo bueno es que no hay 11, sino 23 titulares", dice Torres

Iniesta, con molestias en los isquiotibiales de la pierna derecha, será examinado hoy

Para Del Bosque todo salió a pedir de boca porque desde el principio se gobernó el balón y el resultado. "El partido se ha encauzado rápido, pero también hemos tenido continuidad. Como contra Corea del Sur, los partidos se maduran, se abren espacios y todo ha resultado más fácil". Los seis goles de España llegaron de seis botas distintas y eso expresó la infinidad de recursos del grupo. Entre ellos marcó Cesc, que se convirtió, con 23 años, un mes y cinco días, en el jugador más joven en participar en 50 partidos con La Roja. A su vez, Xabi Alonso igualó los 69 encuentros de Butragueño, dejando atrás a Arconada. Torres, en pleno proceso de recuperación de su rodilla derecha, también acertó en el remate. "Le he visto muy fuerte. Con su talento y poderío estamos seguros de que llegará en condiciones", aclaró Del Bosque, que no pudo esconder la sonrisa.

"Son casi dos meses sin jugar, desde el partido contra el Benfica, y las ganas eran muchas. No estaba tan bien como pensaba, pero ya estoy con todos mis compañeros y ahora toca disfrutarlo. Hoy me han dejado jugar un ratito y ha sido bonito salir y marcar", le secundó el propio delantero del Liverpool.

Torres coincidió con la impresión del seleccionador: "Quizá va a haber demasiado optimismo, pero está claro que jugando así es difícil perder... Lo bueno de esta selección es que no tiene 11 titulares, sino 23".

"Hay que agradecerle a Fernando todo el trabajo que ha hecho. Es una gran noticia que esté recuperado. La guinda ha sido el gol", celebró Villa la vuelta de The Kid, al que se le puso "el corazón en un puño" cuando vio a Iniesta lamentarse. "En el vestuario nos ha dicho que estuviésemos tranquilos, así que todo estupendo... Hemos hecho un gran partido y estamos en condiciones de afrontar un reto tan importante. La gente ha disfrutado con el juego, sobre todo con el segundo gol, que ha sido de videoconsola", se despidió el matador asturiano.

Los jugadores de la selección dispondrán de permiso hasta mañana a mediodía. Entonces asistirán a una recepción con el secretario de Estado, Jaime Lissavetzky -el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no estará presente por motivos de agenda-, y emprenderán el viaje. España lo hará entre las candidatas después de haber ganado sus últimos 12 compromisos. Del Bosque, de nuevo comedido, no quiso exaltación alguna: "Somos aspirantes a llegar hasta el final, pero lo hecho no sirve para el futuro". El futuro es Sudáfrica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de junio de 2010