Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La peculiar familia Huston

Allegra revela en 'Hija del amor' su extraña infancia junto al gran director de cine y su hermana Anjelica

Allegra Huston tuvo dos padres y una madre. El primero fue John Huston, el hombre con el que estaba casada su madre cuando Allegra nació en Londres en 1964. El cineasta le dio el apellido y la crió en la distancia, la misma que mantuvo durante su matrimonio con la bailarina neoyorquina Enrica Ricky Soma, su cuarta esposa. Una extraña crianza porque, cuando Allegra tenía cuatro años, Enrica murió en un accidente de tráfico. La niña comenzó entonces un peregrinaje. De su barrio londinense de clase alta pasó a educarse en la mansión de Huston en Irlanda -por la que el director pasaba muy de vez en cuando-; de ahí a la casa de los estrafalarios abuelos maternos en Long Island (Nueva York) y al bungalow californiano de la quinta esposa de su padre -que poco después también sería ex, y aun así Allegra quedaría a su cuidado-. A veces aparecían por su vida sus dos hermanos, Tony y Anjelica, con los que se llevaba más de una década, y Danny, un hijo que Huston tuvo con una amante durante su matrimonio con Soma. Pero es a los 12 años cuando Allegra conoce al historiador y aristócrata británico John Julius Norwich, su verdadero padre.

Todo esto ella lo cuenta con absoluta sinceridad en sus memorias Hija del amor (Circe ediciones). "Lo escribí porque entendí que juntando esos fragmentos de familias saldría una historia. Siento que he tenido mucha suerte, que poseo una riqueza especial". Durante su redacción, primero en forma de artículo para la revista Harper's Bazaar, después en un libro, Allegra fue resucitando sus recuerdos. "En mi interior se habían deconstruido algunas historias, y al ponerme a escribir, empezaron a resurgir. Hice otros descubrimientos. Por ejemplo, cuando mamá murió, yo tenía cuatro años y Anjelica, 17. Y nunca pensé que ella también había perdido a su madre, porque tenía recuerdos propios y muchas vivencias con ella: se divirtió con ella, aprendió con ella. Yo, en cambio, solo tenía de mi madre la sensación de pérdida. Era muy cría y no me percaté de los problemas de Anjelica".

Allegra salta de continente en continente, de casa en casa, criándose pese a todo sin grandes traumas. Incluso llega a vivir con su hermana mientras Anjelica vive dos tórridos romances: con Jack Nicholson (que sale muy bien parado) y Ryan O'Neal (del que la autora no tiene buenos recuerdos): "No sé si Ryan ha leído el libro. Me sorprendería. Sin embargo, Jack me llamó y me dijo que le había encantado. Estaba feliz por mí".

Con John Huston solo tuvo un par de momentos de auténtica conexión, aunque nunca faltó el cariño; con Norwich la relación se ha estrechado poco a poco. Y como conclusión: "No creo que una familia se defina por su ADN o por certificados de matrimonio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de junio de 2010