Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSE se queda solo en su pretensión de que el Parlamento respalde al juez Garzón

El Parlamento echó por tierra ayer una iniciativa del PSE para defender al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, suspendido en sus funciones después de que el juez del Tribunal Supremo Luciano Varela abriese juicio oral contra el magistrado por su investigación de los crímenes del franquismo.

Los socialistas se quedaron solos en la votación de una iniciativa que pretendía defender la "trayectoria democrática" de Garzón y su "contribución a la consolidación del Estado de Derecho". El PSE también apelaba en su propuesta a la separación de poderes y deploraba la "campaña de acoso" a la que, a su entender, se está sometiendo al magistrado.

En el debate tampoco salieron adelante las enmiendas a la totalidad presentadas por PNV, PP, EB y UPyD, cada una con diferentes objetivos. Tanto UPyD como Aralar apoyaron el proceso abierto contra Garzón alegando que se le tiene que juzgar como a un ciudadano más.

Mientras que el socialista Mikel Unzalu se lamentaba de que "organizaciones antidemocráticas [en referencia a falange y el seudosindicato ultraderechista Manos Limpias] interponen una querella por prevaricación cuando ningún ciudadano se hubiese sentido lesionado", el popular Leopoldo Barreda apuntaba que "el único responsable de los hechos que se le imputa es el propio juez".

El peneuvista Iñigo Iturrate censuró que Garzón "no ha parado de dar bandazos según sus intereses personales". Jesús Mari Larrazabal, de EA, se congratuló de que Garzón sea juzgado porque "ha provocado mucho dolor en un secto muy amplio de esta sociedad".

Desde Aralar, Mikel Basabe acusó a socialistas y PP de impedir la independencia en el poder judicial y resaltó que "la Transición no ha terminado".

Por otro lado, el Parlamento aprobó una resolución de apoyo al Gobierno vasco para que mantenga "los pasos y el modelo seguido por otras comunidades" en la transferencia de los ferrocarriles, un texto pactado entre PP y PSE que descafeinó una iniciativa del PNV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de junio de 2010