Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro: "El problema no son las 650.000 viviendas, sino su precio"

Caja Madrid estima en torno a cinco años para digerir el exceso inmobiliario

Cristóbal Montoro, portavoz de Economía del PP en el Congreso, reiteró ayer ante tres centenares de empresarios y ejecutivos en Valencia que la crisis que atraviesa España es financiera y puramente financiera. Que todos los problemas proceden de la incapacidad de la economía española para financiar su propio consumo. Y de la dependencia del crédito exterior que genera esa incapacidad. El responsable de coordinar el programa económico del PP despachó la paralela crisis inmobiliaria, que tantos expertos han descrito cómo agrava la situación de España respecto a otros países de la Unión Europea, a un problema de mercado. "El problema no es que se construyeran 650.000 viviendas en 2007, sino su precio", sentenció en una jornada organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), KPMG y Caja Madrid.

Serratosa: "Somos clientes cautivos de los bancos con los que trabajamos"

Navarro: "Estamos siendo más responsables que los políticos"

A lo largo de 2007 se vendieron 412.000 viviendas de nueva construcción en toda España. En 2009, se vendieron 240.000.

José Ramón Díez Guijarro, director del servicio de estudios de Caja Madrid, estimó en la misma jornada que en 2010 y 2011 se construirán unas 100.000 viviendas al año y se venderán en torno a 250.000. "Empieza a caer el stock", deslizó sin más comentarios.

El Gobierno central estima que en España había 700.000 viviendas de nueva construcción en venta a finales de 2009. Al ritmo que estima Caja Madrid, el stock de vivienda acumulada se digerirá en unos cinco años.

Fitch rebajó el martes la calificación de Bancaja, Caja del Mediterráneo (CAM), Banco Sabadell y Banco de Valencia por su excesiva "exposición" al sector inmobiliario. Standard & Poor's amenazó a Caja Madrid por la misma razón.

Javier Serratosa, presidente de Uralita, ilustró los problemas que acarrea esa digestión del exceso inmobiliario en una mesa redonda previa a la intervención de Montoro. Serratosa aludía a su interés por comprar empresas del sector de materiales de construcción a un precio en torno cinco veces su Ebitda (los beneficios antes de impuestos y amortizaciones) y a la negativa de los bancos a financiar operaciones por valores superiores a tres veces el Ebitda. "La financiación es muy difícil. Los empresarios somos clientes cautivos de los bancos con los que trabajamos. ¿Cómo nos desapalancamos? Los criterios de la banca son muy estrictos, deben rebajarlos", comentó.

En la misma mesa redonda, Manuel Peláez, consejero delegado de Ecisa y consejero de la CAM, sugirió: "Los empresarios tendremos que acostumbrarnos a convivir con la crisis y adaptarnos a una realidad que no va a ser como la anterior ni mucho menos. Si la banca nos ayuda un poquito, fenomenal. Pero es que no pueden".

Jesús Navarro, director general del grupo de alimentación propietario de Carmencita, extrajo con humor una conclusión positiva de la actual crisis económica y de la respuesta de los políticos a la misma, unos por relajados y otros por agresivos: "La sociedad civil está adelantando a los políticos. Estamos siendo más responsables que los políticos y eso debe seguir así".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010