Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP presume de que no le va mal pese a la imputación de Fabra

El partido se aferra a las encuestas frente a las peticiones de dimisión

"No nos ha ido mal". El coordinador general del PP valenciano y alcalde de Castellón, Alberto Fabra, echó mano ayer de resultados electorales y encuestas de intención de voto para restar importancia al clamor unánime entre los partidos de la oposición, que exigen la dimisión del presidente de la Diputación de Castellón y presidente provincial del PP, Carlos Fabra. "Yo, de ellos, me lo haría mirar", dijo el alcalde en referencia expresa a los socialistas. El martes, el titular del juzgado número 1 de Nules dio un paso más en el procedimiento abierto contra Fabra por los presuntos delitos de cohecho, tráfico de influencias y contra la Hacienda pública, al dar por concluida la instrucción y encontrar los suficientes indicios como para sentar al dirigente del PP en el banquillo y frente a un jurado popular. De esta forma, confirmaba la imputación y acercaba a Fabra al banquillo, aunque el caso también podría archivarse antes de que se iniciara el juicio.

Rambla aplaude que "por fin podrá demostrar su inocencia"

Alberto Fabra: "Yo, de los socialistas, me lo haría mirar"

A falta de la valoración del propio implicado, que lleva más de dos meses de baja por haberse sometido a un trasplante de hígado, el alcalde de Castellón mantuvo ayer que "la oposición lleva pidiendo el cese y la dimisión de Carlos Fabra ni se sabe el tiempo". "Y no nos ha ido mal", añadió apoyándose en los resultados obtenidos por los populares durante los seis años que duran el caso Fabra y la imputación, en los que el PP confirmó sus mayorías absolutas.

A juicio del coordinador general de los populares valencianos, la oposición, tanto en Castellón como en la Comunidad Valenciana "ha hecho de este tema centro de sus críticas, abandonando otros y así les va en las encuestas". Además, considera que la que calificó de "estrategia" de la oposición le ha resultado favorable al PP. "Nos ha puesto a cada uno en su sitio, a nosotros a seguir gobernando y a ellos a estar todavía más en la oposición", señaló.

En cualquier caso, el alarde de los buenos resultados que, según se desprende de las palabras de Alberto Fabra, han reportado al PP las imputaciones del presidente de la Diputación, no han sido la única reacción de los populares. También han celebrado que "por fin" Carlos Fabra podrá defenderse. Así lo dijo el vicepresidente del Consell, Vicente Rambla, quien manifestó su confianza en que "por fin pueda haber un juicio que pueda demostrar la inocencia tantas veces manifestada".

De igual modo, el coordinador general del PP valenciano aseguró que en el partido están "convencidos" de que Carlos Fabra podrá "profundizar en su defensa para demostrar su inocencia", obviando que, en el caso de las acusaciones de fraude fiscal, tanto Fabra como su esposa, Amparo Fernández, se negaron a declarar ante el juez.

Sin embargo, tras conocerse el auto del juez que confirma la imputación de Fabra, el clamor entre la oposición se hizo más patente y coincidente en señalar al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, como responsable

El secretario general del PSPV, Jorge Alarte, fue el primero que exigió a Rajoy, "de forma inmediata", el "cese de militancia" no solo del presidente de la Diputación de Castellón sino también del presidente de la Generalitat, Francisco Camps. La portavoz adjunta de Compromís en las Cortes, Mònica Oltra, mantuvo que el caso Fabra "se ha convertido en un modelo para el PP de cómo creen que pueden reírse de la ciudadanía y arrastrar la credibilidad de las instituciones a nivel del alcantarillado". La diputada autonómica de EUPV Marina Albiol, también exigió la retirada "inmediata" de Fabra de la vida política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010