Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Estaba bebida y por los suelos"

Sarah Ferguson confiesa sus errores a Oprah Winfrey

Sarah Ferguson ha ofrecido a Oprah Winfrey su versión de lo ocurrido hace una semana cuando fue pillada en un vídeo vendiendo el acceso a su ex marido el príncipe Andrés por 590.000 euros. Todo fueron justificaciones. "Había bebido y estaba por los suelos. No era mi mejor momento", reconoció.

En la entrevista, realizada por la estrella de la televisión estadounidense, Ferguson reconoció que "no estaba en el lugar correcto", cuando el periódico dominical News of the World le tendió una trampa con cámara oculta. Admitió que tardó en ver el vídeo en su totalidad. "No me había atrevido a mirar al diablo a la cara porque estaba por los suelos", explicó mientras se disculpó por su falta de juicio y una vez más habló de sus problemas financieros que la han hecho pensar en más de una ocasión en declararse en bancarrota.

Con una ayuda económica por parte de la Familia Real británica que no llega a los 20.360 euros al año y pese a los ingresos que le proporcionan sus incursiones en el campo de la literatura infantil y en el cine como productora de La reina Victoria junto a su trabajo como portavoz de la empresa dietética Weight Watchers (además de los supuestos 3,7 millones de euros que también recibió de la Familia Real), Ferguson insistió que tiene grandes deudas.

Cuando Winfrey quiso saber las razones de Fergie por toda respuesta dijo: "Es caro vivir como duquesa de York". Sin embargo la entrevista pretendió ser también una especie de borrón y cuenta nueva para la duquesa. Fergie dijo que había aprendido la lección, que consiste en poner fin a los continuos abusos a los que ella misma se somete llevada por ese sentimiento que tiene de no valer nada. Sarah Ferguson reconoció en la entrevista que nunca se ha planteado qué es lo que realmente quiere en esta vida.

Mientras se lo plantea, las cosas no parecen haber mejorado en casa para este ex miembro de la Familia Real británica. Los comentaristas reales han redoblado sus ataques contra la duquesa por remover aún más el escándalo con sus nuevas declaraciones.

La entrevista no ha sentado bien en los círculos reales y el único futuro que ven para la duquesa es que cambie su residencia a EE UU, país que hasta la fecha siempre la ha acogido con los brazos abiertos. Ferguson incluso cuenta con la posibilidad de poder trabajar en la televisión estadounidense donde el magnate económico Donald Trump expresó en más de una ocasión su interés en contar con Fergie para sus aventuras televisivas en el reality-show The Apprentice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 2010