Reportaje:

Universitarios de hierro

La playa de Las Arenas acogió ayer el Campeonato del Mundo Universitario de Triatlón con la participación de 36 países

Para completar una travesía a nado de 1.500 metros, un segmento ciclista de 40 kilómetros y una carrera de 10 kilómetros -sin descanso- en menos de dos horas se necesitan una condición física y un tesón de hierro. Ayer la playa de Las Arenas de Valencia exhibió esta imagen con el X Campeonato del Mundo Universitario de Triatlón, organizado por la Universitat de València. El francés Etienne Diemunsch y la polaca Agnieszka Jerzyk conquistaron el podio, pero la cita congregó a 140 triatletas, todos universitarios, de 36 países.

Estos mundiales universitarios de carácter bienal, convocados por la Federación Internacional de Deporte Universitario (FISU), son la competición más importante después de las Universiadas. La Universitat de València es la única de las valencianas que ha organizado mundiales universitarios: tres, en ocho años.

La segunda universidad en Erasmus destaca en deporte
El combinado masculino español quedó el segundo

El rector de la Universitat, Esteban Morcillo, indica que "una universidad que es la segunda europea en recepción de Erasmus y que tiene una proyección internacional destacada en investigación, debe hacerlo también en deporte". Mientras, el presidente de comité ejecutivo de la competición, Antonio Iradi, que ha vivido los tres mundiales, señala que "el deporte universitario carece del reconocimiento social".

Esta cierta invisibilidad envuelve a una competición que se desarrolla en cuatro horas, pero que conlleva mucho más. "Además de recoger a las delegaciones en el aeropuerto, acreditarlas, organizar las reuniones técnicas y las comidas, cada 30 minutos tenemos que resolver un imprevisto. Los últimos, recoger dos bicicletas accidentadas o buscar una farmacia de guardia porque un australiano tenía fiebre", añade Iradi.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con tanto universitario junto parece inexcusable preguntar si cabe la fiesta. Iván Muñoz, el jefe de la delegación española, aclara que los universitarios vienen a competir, pero -quizá también porque el triatlón es un deporte extremo elevado al cubo- al concluir, "la catarsis es mayor". Los españoles tuvieron motivo para celebrarlo. El combinado masculino quedó segundo por equipos y Uxío Abuin finalizó a tres segundos de medalla.

Pero más allá de las preseas, un mundial supone una experiencia indeleble. Para Eduardo Ramírez, secretario general de Organización de Deporte Universitario de Panamericana (ODUPA), la participación aquí ha supuesto "un privilegio" porque la Universitat ha costeado los gastos de 12 delegaciones latinoamericanos, algo que sólo ha hecho China en la Universiada.

Los más de 150 voluntarios también se llevan un recuerdo imborrable. Eva Morales confiesa que ya le han ofrecido casa en EE UU y Sudáfrica, mientras que Berit Barck y Guillermo Vinué sienten más admiración por estos hombres y mujeres con cuerpos y mentes cincelados en hierro.

Universitarios en el Campeonato del Mundo Universitario de Triatlón celebrado ayer en las Arenas de Valencia.
Universitarios en el Campeonato del Mundo Universitario de Triatlón celebrado ayer en las Arenas de Valencia.O. MATHEU

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS