La crisis castiga a PSE y PNV en intención de voto y sólo sube el PP

La abstención se eleva ya hasta el 20,1% y no aprueba ningún político vasco

La fotografía política de Euskadi apenas se ha movido desde septiembre del pasado año. De hecho, los partidos políticos obtendrían un respaldo similar si se celebraran ahora las elecciones autonómicas. Salvo el crecimiento de la abstención que ha pasado del 15,7% a un significativo 20,1%, y que el Gabinete de Prospecciones Sociológicas, dirigido por Víctor Urrutia, lo asocia al desencanto general que se está produciendo entre los ciudadanos por la crisis, el primer sociómetro del año, apenas aporta alteración en las intenciones políticas de los ciudadanos vascos.

Según la encuesta del Gobierno, el PP es el partido que mejor parado sale del actual entorno de crisis económica y de ajustes en todos los países de la UE, al aumentar tres décimas la intención de voto respecto del anterior sondeo de septiembre (pasa del 3,8% al 4,1%) y ocho décimas con relación al realizado en febrero de 2009. El otro partido que sube es UPyD, con apenas una décima. Frente a estas dos formaciones, el resto de espectro político con representación parlamentaria en Euskadi pierden peso.

El PNV sólo cae dos décimas pese al estallido del 'caso De Miguel'

El PSE cae nueve décimas, del 15,6% al 14,7%, en su primer descenso desde octubre de 2007, lastrado por el desgaste de la crisis y porque durante los diez días en los que el gabinete realizó el sondeo, el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero anunció su plan de ajuste y los sindicatos nacionalistas convocaron la segunda huelga contra el lehendakari socialista Patxi López.

El PNV también baja, aunque sólo dos décimas, del 20,4% al 20,2%, pese a que en vísperas del sondeo estalló el caso De Miguel, que ya cuenta con 12 imputados, entre cargos públicos y simpatizantes del PNV, acusados de blanqueo de dinero, apropiación indebida, tráfico de influencias y alteración del precio de las cosas. Precisamente durante los días en que se realizaba el trabajo de campo de este sondeo, el Gobierno vasco anunció que se personaba en la causa que se sigue contra los imputados en un juzgado de Vitoria.

Curiosamente el que más se desploma de todos es Aralar, la formación sorpresa de las anteriores elecciones autonómicas ya que baja catorce décimas.

La muestra se realizó entre el 10 y el 20 de mayo, a través de entrevista individual mediante cuestionario estructurado y cerrado, realizado a domicilio, a 490 personas en Álava, 1.106 en Vizcaya y 602 en Guipúzcoa.

EB también cae un 0,4% y EA, un 0,1%. El director del gabinete, Victor Urrutia, explicó ayer que otro de los bloques que suben, en concreto un 1,4%, del 7,3% al 8,7% es el de "la izquierda abertzale", aunque no tenga una opción política a la que votar.

En cuanto a la intención de voto en las generales, el PSE cae dos puntos desde septiembre de 2009, mientras que el PNV sube 1,7. "Es una encuesta sin cocina", declaró Urrutia para diferenciarse de la época del Gobierno anterior. "Se dan los datos limpios, sin estimaciones ni retoques", precisó.

El político más conocido es el lehendakari, Patxi López (PSE), con un 98%, seguido por Antonio Basagoiti (PP, 80%), Iñigo Urkullu (PNV, 76%), Josu Erkoreka (PNV, 49%) y Aintzane Ezenarro (Aralar, 46%). Eso sí, ningún político consigue el aprobado, pero los mejor valorados son Josu Erkoreka y Aintzane Ezenarro con un 4,4, seguidos por Iñigo Urkullu con 4,3, y Patxi López, 4,2.

En cuanto a los líderes nacionales, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, obtiene un 3,4 de valoración (4 décimas menos), seguido de Cayo Lara (IU), con 3 (5 décimas más), Rosa Díez (UPyD) con 2,3 (2,2) y Mariano Rajoy con 1,9 (2). En general, la situación económica ha provocado desesperanza entre los vascos. Un 47% no se muestra nada interesados por la política.

Un tercio de las familias, en desempleo

La crisis económica ha llevado el desempleo a más de un tercio de las familias vascas. A tal punto llega la preocupación social, que es visto por el 76% como el principal problema de Euskadi seguido a gran distancia por el terrorismo (31%). Si a ello se añade que los problemas económicos ocupan el tercer lugar en la lista con el 27%, la crisis está afectando sensiblemente.Y es que, casi la mitad admite que la reducción de ingresos que acusa le obliga a reducir el gasto en ocio, mientras un 16% tiene dificultades para afrontar la hipoteca. En cuanto a sus previsiones,un 43% dice que nada cambiará, un 34% espera una mejoría y un 17%, que irá a peor (17%).

Los vascos se reparten casi a partes iguales entre quienes afirman que la crisis no le afecta y vive igual que antes de su estallido (48%) y aquellos que afirman que viven peor (49%). En este último colectivo habría que situar al 36% que indica que alguien de su familia se ha quedado en paro.

La encuesta dirigida por Víctor Urrutia refleja que un tercio de los vascos califica de buena la situación económica de Euskadi y los dos tercios restantes habla de situación mala o muy mala, reparto casi idéntico al registrado en el anterior estudio de septiembre. El diagnóstico en el caso de la economía española es mucho peor, ya que más de nueve de cada diez encuestados dice que es mala o muy mala, frente a sólo el 6% que dice que es buena.

Una última cuestión sobre esta materia pide a los vascos que identifique las instituciones que tienen capacidad para actuar de forma más eficaz para combatir los efectos de la crisis. El Gobierno de España es la institución más citada por los ciudadanos (39%), seguida por el Ejecutivo vasco (28%) y la Unión Europea (25%). En cuanto a las instituciones vascas, más de seis de cada diez señala el Gobierno autonómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de mayo de 2010.