Educación reducirá las liberaciones de profesores para estudiar euskera

El departamento quiere potenciar la euskaldunización a través de Internet

Hace 30 años, apenas el 5% de los profesores vascos eran bilingües. A día de hoy, ese porcentaje alcanza el 85%. Los datos demuestran el gran cambio, pero recursos como el programa Irale de euskaldunización del profesorado no han sido adaptados a la situación actual. La consejera de Educación, Isabel Celaá, presentó ayer en el Parlamento las modificaciones que está realizando en el programa, que suponen una nueva concepción de este y de la manera en que se forme a los docentes vascos. El Irale "necesita iniciar un proceso de adaptación y modernización, al igual que el resto del sistema", aseguró la consejera.

El programa perderá 102 plazas en los cursos de perfeccionamiento y también se reducirá la duración presencial de estos -no así la de los cursos para lograr los perfiles lingüísticos-. Dicho de otro modo, la duración de las liberaciones del profesorado resultarán en general más cortas. Aunque el sindicato ELA ya criticó la propuesta "minimalista" del actual departamento, Celaá recalcó que "no habrá recortes en la formación", que se relizará preferentemente, eso sí, desde casa y fuera de las horas lectivas, por medio de plataformas en Internet.

Sanidad plantea más medidas para impulsar el euskera en Osakidetza

Entre los cursos se ha creado uno nuevo para reforzar la formación de profesores que enseñan euskera en el modelo A (íntegramente en castellano) y otro para facilitar metodologías que mejoren la expresión oral del alumnado, un punto que la Evaluación Diagnóstica mostró como mejorable. Menos un curso, que se mantiene con la duración trimestral que ha predominado hasta ahora, el resto durarán siete semanas o un mes, todos con apoyo en la Red.

La nueva visión del departamento viene dada por el cambio de las necesidades y por los resultados del programa. La consejera transmitió su afán por que el Irale se conecte más con otras iniciativas del departamento. Una de las líneas del programa, que hasta ahora ha buscado desarrollar materiales en euskera, se ampliará para que abarque también la creación de materiales pedagógicos digitales que puedan ser utilizados dentro del programa Eskola 2.0, que ha llevado los ordenadores portátiles a las aulas de quinto de Primaria.

Celaá subrayó que el próximo curso habrá un cupo de 80 plazas en los cursos para obtener los perfiles lingüísticos necesarios -30 de ellas para el Perfil Lingüístico 1, el elemental- para el personal interino, que hasta ahora no ha tenido acceso desde el primer momento al programa. La medida, incluida en el preacuerdo entre Educación, UGT y CC OO, acompaña a otra que facilitará aprobar los exámenes de los perfiles: se guardará la nota de las partes aprobadas hasta la convocatoria extraordinaria.

El euskera entre los profesionales también llevó ayer a la Cámara al consejero de Sanidad, Rafael Bengoa, quien compareció ante la comisión correspondiente para explicar la evaluación que se ha realizado del Plan de Euskera en Osakidetza para los años 2005 a 2011. El consejero reconoció dificultades en la introducción del euskera en el Servicio Vasco de Salud y anunció que su departamento ha propuesto 14 medidas para impulsarlo. Entre las ideas planteadas, destaca que los profesionales muestren en sus uniformes los idiomas en los que pueden comunicarse o la inclusión de cuál es la lengua preferente del paciente en la Tarjeta Individual Sanitaria.

Bengoa cifró en 1.300 las personas sin el perfil lingüístico necesario en Osakidetza y apeló al equilibrio y a no acelerar el ritmo de euskaldunización: "No podemos convertir el euskera en algo que no es un problema por un exceso de velocidad", defendió. Igualmente reconoció que el idioma cooficial ha estado sobrevalorado en las ofertas públicas de empleo, un aspecto que, como ya ha puntualizado, modificará en esta legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de mayo de 2010.