Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas pide una red de fondos nacionales para crisis bancarias

El sector pagará una tasa para financiar futuros rescates de entidades

La Comisión Europea presentó ayer una propuesta para intentar que la próxima crisis bancaria no la paguen los contribuyentes, como ha venido ocurriendo hasta ahora. El comisario de Mercado Interior y Servicios, el francés Michel Barnier, presentó un documento en el que propone la creación de una red de fondos nacionales constituidos con aportaciones de las entidades financieras para gestionar la resolución de futuras crisis bancarias.

La actual crisis bancaria ha exigido la movilización de cuantiosos recursos públicos para salvar a las entidades en crisis o garantizar los depósitos de los ahorradores, equivalente al 13% del producto interior bruto de la UE -en torno a billón y medio de euros-, según recordó el comisario. Barnier afirmó que "no es aceptable que los contribuyentes sigan pagando el oneroso coste de rescatar al sector bancario". "Ellos no deben estar en primera línea", añadió tras asegurar que los cambios regulatorios se guían por el principio de que "quien contamina paga".

La Comisión presentará una propuesta europea en el próximo G-20

El comisario insistió en que no se trata de un fondo europeo, sino de una red de fondos nacionales, con características "lo más comunes y armonizables posibles". Las ideas básicas de esta iniciativa ya fueron adelantadas en el Ecofin informal celebrado el pasado abril en Madrid. La intención de Bruselas es recoger la opinión de los Estados durante el verano, presentar una nueva propuesta en otoño y una iniciativa legislativa a principios de 2011. La Comisión presentará la propuesta a la próxima reunión del G-20 en junio en Toronto.

El objetivo no es acumular recursos para reflotar bancos fallidos, sino crear una red de fondos mediante una tasa pagada por los bancos, cuya cuantía está por decidir, para gestionar las quiebras bancarias, proteger la estabilidad financiera y evitar el contagio. Los fondos acumulados se emplearían para financiar las operaciones de los "bancos puente"; transferencia total o parcial de activos o deudas; y financiación de una división entre "bancos buenos" y "bancos malos".

El modelo se ha inspirado en algunos fondos ya existentes o en preparación, especialmente con el modelo de Suecia, donde existe ya una tasa del 0,036% del pasivo de la entidad para constituir un fondo para futuras crisis. En España funciona desde finales de los años setenta el Fondo de Garantía de Depósitos, que asegura a los clientes la recuperación de su dinero y realiza operaciones para reforzar la solvencia de las entidades en dificultades. En Alemania se prepara un fondo de hasta 1.000 millones de euros anuales financiado por aportaciones de los bancos, y Reino Unido prepara una tasa similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de mayo de 2010