Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facenda augura que el PIB caerá un 0,3% por culpa de Zapatero

Una diatriba en tres entregas de más de una hora contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. La conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, transformó ayer su comparecencia en el Parlamento gallego a petición del PP para explicar cómo van a afectar en Galicia los recortes impuestos por el Ejecutivo central en un duro ataque contra la política económica del PSOE en el conjunto de España.

La larga lista de reproches de la titular de Facenda al Gobierno central incluyó el real decreto aprobado el pasado jueves por el Consejo de Ministros que, según Currás, dilapidará los efectos positivos del año Xacobeo sobre la economía, que la Xunta calculaba en medio punto sobre el producto interior bruto de Galicia. La titular de Facenda se apresuró a corregir las previsiones de la Xunta y apuntó que en lugar de crecer dos décimas la economía gallega retrocederá 0,3 o 0,4 puntos en este año. Y eso, "sin ser demasiado pesimistas", apostilló.

La correción de las previsiones de crecimiento de la Xunta es idéntica a la que ya trazó el Gobierno central, el pasado viernes, después de anunciar sus medidas para hacer frente a la crisis y contener el déficit público. Tras censurar la congelación de las pensiones a partir del año próximo y la rebaja lineal del 5% en el sueldo de los funcionarios, además de la subida del IVA, Currás pronosticó que todas esas medidas lastrarán la expansión prevista de la economía gallega. De paso, advirtió que las pensiones representan un 28% de los salarios de la comunidad y que éstas se dedican casi exclusivamente al consumo.

Ante el asombro de la oposición, la conselleira siguió cargando contra el Gobierno central: "Medidas propias de un país que se declara en suspensión de pagos", "el primer capítulo de un plan de rescate", "ya estamos en la foto junto a Grecia", "Zapatero llevó a España a la ruina y ahora plantea medidas que debilitan la demanda interna", "un suicidio" [...] "España necesita un Gobierno fuerte y que genere confianza", continuó en sus ataques.

En el turno de réplica, el portavoz del BNG, Carlos Aymerich, pidió a la Xunta que gradúe la bajada de sueldos a funcionarios de manera progresiva, dado que la orden del Gobierno central a las autonomías pide disminuir un 5% la masa salarial de los trabajadores públicos sin detallar cómo. Y también recriminó a la Xunta que proyecte un impuesto sobre el agua "regresivo e igual para todos". La oposición arremetió además contra Currás por no proponer ni una medida frente a la crisis, mientras pone deberes al Gobierno central.

206 millones en el aire

Lo hizo, además de Aymerich, el portavoz socialista, Xaquín Fernández Leiceaga, quien preguntó a Currás qué destino dará a los 206 millones de euros que los recortes del Gobierno van a devolver a las arcas de la comunidad. Leiceaga invitó a recuperar el carácter público de los hospitales de Vigo y Pontevedra, que Sanidade pretende levantar bajo la fórmula de pago aplazado y la adjudicación de los edificios a empresas privadas. En su contrarréplica, Currás dijo desconocer todavía si la Xunta recuperará esas partidas y prometió detallarlas en el Parlamento si finalmente se confirma la devolución.

El PSdeG ofertó un pacto a la Xunta para racionalizar la administración, eliminar los superdelegados y reducir los viajes y el parque móvil, entre otros gastos. El PP exigió por escrito las propuestas. El acuerdo entre los dos principales partidos para afrontar la crisis parece todavía muy lejano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 2010