Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Otra vez emigrante

Para reducir el déficit del Estado, lo primero que hay que tener es un crecimiento económico sólido, y para lograr este crecimiento es esencial aumentar la productividad, que haya más trabajo.

Pero me atrevería a hacer un análisis más negativo todavía, uno que a pocas personas les he oído hacer. Porque la tasa de desempleo, además de superar el 20%, afecta muy notablemente a la población joven, que alcanza el 40%. Y mientras no haya una reforma profunda del sistema laboral, no se ve a corto o medio plazo la posibilidad de encontrar trabajo. Con esta perspectiva, son miles los jóvenes que deciden hacer las maletas e irse a otros países donde con otro sistema laboral es más fácil encontrar trabajo. De esta forma, no solo se está perdiendo productividad potencial, sino que muchos de esos jóvenes que emigran aplicarán sus conocimientos y sus habilidades en el mercado laboral de otros países. España está perdiendo no solo a parte de su población, sino un potencial extraordinario de cara a la investigación, la productividad y, en definitiva, el crecimiento económico. Es como el pez que se muerde la cola.

Por ese motivo, entre otros muchos, resulta esencial llevar a cabo de una manera definitiva la reforma laboral que permita un aumento de puestos de trabajo y evite la emigración de nuestros jóvenes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de mayo de 2010