Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto en blanco se convierte en la tercera opción en Cataluña

Un sondeo oficial amplía la ventaja de CiU para las elecciones de otoño

Convergència i Unió va lanzada hacia las elecciones catalanas de noviembre. Según el último sondeo de la Generalitat -basado en 2.000 entrevistas telefónicas-, CiU ganaría los comicios con un cómodo margen sobre el Partit dels Socialistes, al que aventaja en 7,5 puntos. Los resultados ilustran claramente la desafección política: un 7,5% de los preguntados votaría en blanco, lo que convierte esta opción en la tercera fuerza política de Cataluña, solo por detrás de CiU y PSC. Casi la mitad de los sondeados no confía en ningún partido para hacer frente a la crisis.

El partido liderado por Artur Mas, con un 25% de intención de voto, amplía en dos puntos la distancia respecto al anterior sondeo, celebrado en enero. Los socialistas lograrían el 17,5% de los apoyos.

CiU y PSC son los únicos que aguantan el tirón. El resto de formaciones pierde fuelle a seis meses de los comicios. La caída más pronunciada es la de Esquerra Republicana, que sigue su tendencia a la baja y se queda con un 6,6% de los votos. La tercera fuerza en el Gobierno catalán, Iniciativa, también registra una ligera caída para quedarse en un 5% de intención de voto. A poca distancia queda el Partido Popular, que lograría el 4,3% de los votos. Según el sondeo, la formación independentista Reagrupament, escisión de ERC, tendría opciones de entrar en el Parlamento catalán con un 1,2% de intención. Ciutadans, que en los comicios de 2006 dio la sorpresa al lograr tres escaños, queda por detrás. El sondeo no prevé representación para UPyD.

La encuesta, realizada en abril, durante la semana que el Tribunal Constitucional deliberó sobre el Estatuto sin éxito, muestra un tímido incremento del independentismo, una opción que convence al 21,5% de los preguntados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de mayo de 2010