Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:IN MEMÓRIAM

Carmen de Zulueta, intelectual del exilio

Carmen de Zulueta falleció el 1 de mayo en Nueva York, a los 93 años. En una de sus caminatas diarias por las calles y parques de su barrio sufrió una grave caída de la que no pudo recuperarse a pesar de su prodigiosa salud y no menor fortaleza. Nacida en Madrid en 1916, estudió en la Institución Libre de Enseñanza y en el Instituto-Escuela, y alcanzó a cursar dos años (1934-1936) en la Universidad Complutense. Con la Guerra Civil, la familia, que entonces estaba en Roma, donde su padre, Luis de Zulueta, era embajador ante el Vaticano, marchó a Francia.

Continuó su exilio en Inglaterra, enseñando español, y se trasladó a Colombia cuando a su padre le concedieron una plaza de profesor. Allí terminó la carrera de Filosofía y Letras y recibió una beca para continuar sus estudios en Estados Unidos, en Harvard, donde se graduó en Filología Románica. En 1944 se casó con el abogado Richard Greenebaum y se trasladó a São Paulo (Brasil), donde él trabajaba para la Fundación Rockefeller.

A su vuelta a EE UU retomó las actividades docentes y prosiguió sus estudios de doctorado. Fuimos colegas en la Universidad de Nueva York desde 1971 hasta su jubilación. Allí estudió, redactó su tesis doctoral sobre el periodista Francisco Navarro Ledesma (dirigida por Francisco Ayala) y a partir de 1961 fue también profesora.

Interesada especialmente en la Historia de la España moderna, su obra incluye numerosos artículos, ensayos y libros en que los temas de la educación de la mujer y la historia de las instituciones ocupan un lugar privilegiado. Sus tomos de memorias dan una visión particular y rica en aspectos de la vida diaria española y de las repercusiones político-sociales e ideológicas que la conformaban. Sus recopilaciones de epistolarios ofrecen una visión íntima de la vida cultural de España desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX.

Con ella desaparece una de las últimas personalidades del grupo de refugiados españoles que enriqueció la vida cultural hispánica de Nueva York. Durante más de medio siglo su casa fue un lugar de reunión acogedor y cordial, simple y refinado a la vez, para el mundo de la cultura, la educación y el arte: intelectuales y escritores, políticos y diplomáticos, músicos y pintores, profesores y periodistas sentían que esas ocasiones de reunión eran también las del encuentro con un pasado y un presente de ideales comunes y de recreación constante. Personalmente, su amistad durante 40 años fue entrañable y de afectuosa generosidad.

En su extensa y profunda obra destacan Misioneras, feministas, educadoras: historia del Instituto Internacional, Ni convento ni college, la Residencia de Señoritas y La España que pudo ser: memorias de una institucionista republicana. También las compilaciones de cartas, como la correspondencia entre su padre, Luis de Zulueta (que fuera ministro republicano), y Unamuno; y las del líder socialista Julián Besteiro (Cartas desde la prisión), de quien era sobrina. Su último tomo de memorias, Mi vida en España (1916-1936), aparecerá próximamente.

Isaías Lerner es profesor en la Universidad de Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2010