Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos frailes figuran entre los denunciados por supuestos malos tratos en el centro sevillano

La denuncia de la fiscalía por supuestos malos tratos a los discapacitados mentales del centro de los Hermanos de la Cruz Blanca en Dos Hermanas (Sevilla) afecta a dos frailes que trabajan en la residencia. Al margen de estos dos religiosos, al menos otros cinco trabajadores laicos, entre ellos algunas mujeres, están acusados por la fiscalía de Dos Hermanas de los delitos de malos tratos y trato denigrante. La segunda denuncia por coacciones y contra la administración de la justicia afecta a dos trabajadores, pero las fuentes consultadas no han precisado si estos dos empleados están asimismo denunciados por supuestos malos tratos.

La fiscalía ha investigado desde el pasado diciembre la Casa Miguel Mañara de la orden, donde trabajan 34 empleados, y tras recabar los testimonios de las víctimas y cuidadores ha destapado un excesivo régimen disciplinario que les castigaba sin comer y con duchas frías pese a su retraso mental. "Un trato vejatorio y excesos múltiples" que incluían insultos, bofetones y ahogadillas en la piscina, señalan fuentes del caso. "No se ha investigado a una congregación, sino a ciertos trabajadores del centro", precisaron ayer las fuentes consultadas. Éstas hacen hincapié en diferenciar este caso del escándalo del centro de la orden en Córdoba, donde hay ya tres imputados por abusos sexuales.

Ayer fuentes del caso recordaron que al ser la residencia investigada un centro concertado, la responsabilidad civil subsidiaria podría corresponder a la Junta de Andalucía. Esta decisión corresponderá al juez instructor del asunto, el cual aún ni siquiera ha sido asignado. La consejera de Igualdad y Bienestar, declaró sorprendida a Europa Press: "Es difícil de entender que se le pueda pedir responsabilidad civil subsidiaria a la entidad que presenta la denuncia". Sin embargo, el origen de la denuncia por parte del servicio de inspección de la consejería es ajeno a la decisión de atribuir la responsabilidad civil subsidiaria a la Junta o a la orden religiosa, como ha ocurrido en el caso de Córdoba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de mayo de 2010