El Consello Consultivo cuestiona que el decreto del gallego sea constitucional

El dictamen desaprueba el derecho de los padres a elegir el idioma escolar

El decreto del plurilingüismo que prepara la Xunta recibió ayer el golpe más duro desde que fue anunciado el pasado 30 de diciembre. Después de cosechar el rechazo de todos los órganos asesores, el Consello Consultivo de Galicia no se quedó atrás y puso en duda la legalidad las principales medidas que la Xunta estaba a punto de aprobar, según señalan fuentes conocedoras del dictamen.

El Consello remitió ayer un informe "contundente" al Gobierno autónomo, en palabras de quien ha tenido acceso a su contenido. Las principales medidas, como la elección de los padres del idioma que deben manejar los alumnos, están reñidas con el Estatuto de Autonomía, con la Lei de Normalización Lingüística e incluso con la Constitución, según el dictamen.

Más información
"Maltratador del gallego"

El texto tiene dos partes diferenciadas, según estas fuentes. Una que cuestiona la legalidad de algunos de los principales artículos y otra que se limita a exponer algunas objeciones de mejora. Además, refleja dos votos particulares. Uno de los conselleiros da su visto bueno al decreto de la Xunta y otro va más allá de las objeciones que finalmente refleja el dictamen y censura también el hecho de que los alumnos se puedan comunicar con el profesor en la lengua que elijan.

Igual que sucede con los rechazos de la mesa sectorial -donde están representados los sindicatos-, el Consello Escolar -donde se sientan los representantes de la comunidad educativa-, la Real Academia Galega y el Consello da Cultura, el informe del Consultivo no tiene carácter vinculante, pero sí una importancia de la que el resto de resoluciones negativas carece. Además de ser el máximo asesor jurídico de la Xunta, el PP se apoyó en sus pegas al decreto del bipartito para negarse a apoyarlo. Eso sin que cuestionase la legalidad del anterior texto y con unos peros mucho más suaves que los del nuevo informe, que incide en que decisiones relativas a derechos fundamentales, como es la educación, no pueden ser delegadas por los poderes públicos.

La Xunta también se basó recientemente en un informe negativo del Consello Consultivo para anular unas oposiciones al Consorcio de Servizos Sociais con las que el bipartito pretendía consolidar en la función pública a 336 trabajadores temporales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero todo esto no quiere decir que la Xunta vaya a ser consecuente y hacer caso de este informe, para lo que tendría que dar marcha atrás en una medida considerada como prioritaria: la elección de los padres en la lengua en Infantil, que se consultará cada curso, y de las principales asignaturas en los ciclos superiores, que serán votadas cada cuatro años con carácter vinculante. Ya se adelantó el pasado lunes el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Manuel Ruiz Rivas, cuando minimizó la importancia de un eventual dictamen del Consultivo: "Tiene el papel que tiene. El bipartito hizo, en ocasiones, poco caso a sus informes".

Fuentes del Gobierno gallego aseguraron que la Xunta "analizará" las recomendaciones del dictamen, aunque entiende que "avala" su propuesta "plurilingüe" y la "libertad" de los alumnos para realizar los exámenes o dirigirse al profesor en la lengua que estimen oportuno, según confirmaron a Europa Press.

La Xunta recibió el texto a última hora de la mañana de ayer, por lo que estas fuentes apostaron por hacer una valoración más profunda cuando concluyan el estudio del dictamen. Con todo, destacaron que el informe coincide en diversos puntos con los postulados del Ejecutivo autónomo, que pretende que el decreto del plurilingüismo entre en vigor el próximo curso 2010-2011, al "avalar" la igualdad entre gallego y castellano que la Xunta busca "a través del equilibrio".

El presidente de la Real Academia Galega, Xosé Luis Méndez Ferrín, volvió a pedir que el Gobierno autónomo retire el decreto coincidiendo con la posición crítica del Consello Consultivo.

Horas antes de que se conociese la orientación del informe, el Parlamento ya debatía sobre cómo debía afectar la crítica unánime de organismos como la Real Academia Galega, el Consello da Cultura Galega o el Consello Escolar a las bases del futuro decreto del plurilingüísmo, todavía no aprobado. Socialistas y nacionalistas no se contentaron con pedir su retirada, exigieron la dimisión del conselleiro Jesús Vázquez, que no se apeó de su propuesta. El titular de Educación insistió en que el PP tiene "tota la legitimidad" para retirar el decreto del bipartito. Vázquez también restó importancia a las dudas que pueda suscitar el texto en el Consello Consultivo y se felicitó por haber consultado a organismos ignorados por la coalición que presidía Touriño. Obvió que, una tras otra, esas instituciones han pedido la retirada de las bases.

En el epílogo de su intervención, el conselleiro se permitió recordar a la diputada nacionalista Carme Adán que en un mes debe elegir el idioma de las asignaturas de su hijo. "Me gustará ver si en un mes mantiene la misma opinión que hoy", advirtió Vázquez. Sus palabras desataron las iras de la oposición y de la propia Adán, que se mostró indignada por lo que entendió como una amenaza. Recordó a Vázquez que en su consellería obra información privada de los hijos de los diputados y le pidió respeto y que "no amenace como ya hizo una vez", el día en que amagó con desvelar nombre de cargos del PSOE que escolarizan a sus hijos en la enseñanza privada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS