Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en Reino Unido | Los resultados

Los sondeos dan ventaja a los 'tories'

Los conservadores de Cameron se quedan al borde de la mayoría absoluta - El Partido Laborista perdería 94 escaños con respecto a los comicios de 2005

David Cameron se perfilaba anoche como el ganador de las elecciones generales británicas. Con un recuento aún más lento de lo normal, a las tres de esta madrugada se habían adjudicado muy pocos escaños, pero el escrutinio de votos indicaba una sustancial caída de los laboristas y un avance aún mayor de los conservadores. El único sondeo a pie de urna publicado anoche otorgaba a los conservadores 305 escaños, frente a 255 de los laboristas, 61 de los liberal-demócratas y 29 de otros partidos.

De confirmarse esos pronósticos, Cameron estaría probablemente en condiciones de formar Gobierno y así lo reclamó el número dos de los conservadores y aspirante a convertirse en canciller del Exchequer, George Osborne, que declaró que ese sondeo, de confirmarse, mostraría "de forma decisiva el rechazo de los votantes al Gobierno de Gordon Brown". Los conservadores aspiraban anoche a acercarse mucho a la mayoría absoluta, pero el escaso número de escaños escrutados convertía en aventurado cualquier pronóstico.

El flojo resultado de los liberal-demócratas constituye la mayor sorpresa del sondeo y motivo adicional para tomarlo con cierta cautela. En 1992, los sondeos anunciaron la victoria del laborista Neil Kinnock pero fue el primer ministro conservador John Major quien acabó alzándose con el triunfo. En esta ocasión es difícil que el margen de error sea tan grande como entonces porque la BBC, Sky y la cadena ITV se han unido para hacer un solo sondeo a pie de urna a partir de 17.600 entrevistas en 130 colegios electorales.

Los liberal-demócratas se declararon muy "extrañados" por los resultados del sondeo y subrayaron que este está concebido a partir de circunscripciones en las que se enfrentan conservadores y laboristas y que el sistema electoral, con 650 circunscripciones que adjudican un escaño cada una, hace difícil hacer una estimación de los escaños liberales.

Los laboristas parecían afrontar anoche unos resultados muy malos, con una fuerte caída en votos y una pérdida de en torno al centenar de escaños. Pero tampoco se desdeñaba la posibilidad de que Gordon Brown pueda acabar formando un Gobierno de coalición con los liberales demócratas si el resultado final de las elecciones mejora en una decena de escaños las expectativas que da el sondeo a pie de urna a laboristas y liberal-demócratas.

Aunque tampoco se podía descartar anoche que los conservadores acabaran consiguiendo la mayoría absoluta, el escenario electoral proyecta potencialmente cierta inestabilidad política en un momento particularmente delicado. No sólo por la situación económica general del Reino Unido, que debe afrontar un duro recorte del gasto público en los próximos años, sino porque las elecciones han coincidido con la crisis de Grecia, que empieza a contagiarse a las economías globales. Pese a la incógnita del resultado de los liberal-demócratas, la ausencia en principio de mayoría absoluta parece más un argumento a favor de la reforma electoral que en contra.

La noche se vio empañada por las largas colas en los colegios electorales, que cerraron a las 10 de la noche dejando a miles de personas sin poder ejercer el derecho a votar. En otros colegios se decidió prolongar el tiempo de votación, pese a que está prohibido. Esos incidentes son una prueba de que los británicos acudieron ayer en masa a las urnas para votar en las elecciones generales más inciertas desde 1974.

Algunos analistas estimaban que la participación podría acabar rompiendo la barrera del 70%, pero parece difícil que acabe alcanzando el 77% registrado en 1992. Los colegios electorales abrieron a las 7 de la mañana y cerraron a las 10 de la noche (las 11 en la España peninsular). Dada la lentitud con que se llevaba a cabo el recuento en el Reino Unido, a las tres de la madrugada apenas se habían anunciado unos pocos escaños.

Casi 44,3 millones de votantes estaban inscritas en el registro electoral en diciembre pasado y más de 500.000 descargaron por Internet los formularios para registrarse durante la campaña electoral, por lo que la cifra final de votantes registrados puede superar fácilmente los 44,5 millones de personas. No sólo los británicos pudieron votar ayer: también los irlandeses y los ciudadanos de países de la Commonwealth residentes legalmente en el Reino Unido y mayores de 18 años tienen derecho a voto.

A las elecciones generales se han presentado en torno a 4.150 candidatos de los que serán elegidos 650. La votación por el escaño de Thirsk and Malton, sin embargo, no se llevará a cabo hasta el 27 de mayo debido al fallecimiento de uno de los candidatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010