Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro | Las medidas de austeridad

El Parlamento griego aprueba el plan de ajuste

Miles de trabajadores vuelven a manifestarse en Atenas

A la incertidumbre generada en los mercados y la Unión Europea por la crisis financiera griega, se añaden desde el miércoles serias dudas sobre la gestión por parte del Gobierno del rampante descontento popular y sobre la dificultad para sacar adelante, en el plazo marcado por el Eurogrupo, el proyecto de ley del plan de austeridad que, por vía de urgencia, aprobó finalmente ayer el Parlamento; un trámite indispensable para que pueda aplicarse el mecanismo de ayuda de la UE y el Fondo Monetario Internacional.

Mientras el país permanece en estado de choque por la muerte de tres empleados de una sucursal bancaria en Atenas -una de las mujeres muertas, de 32 años, estaba embarazada de cuatro meses-, y en las calles se reanudan las manifestaciones de duelo y de protesta.

La reforma recibió el apoyo de la izquierda y del xenófobo Laós

Entre el temor a nuevos incidentes, el Parlamento griego, tras horas de acalorado debate que degeneró en batalla política, aprobó por mayoría absoluta el plan de austeridad por 172 votos a favor, 121 en contra y tres abstenciones. Además de los votos de 157 de sus 160 diputados (de un total de 300 escaños), el primer ministro socialista, Yorgos Papandreu, recibió también el de una tránsfuga de lujo: la diputada Dora Bakoyani, de Nueva Democracia (centro-derecha, principal partido de la oposición), que votó a favor del plan de ajuste y fue inmediatamente expulsada de su partido. Los tres diputados de Papandreu que se abstuvieron recibirán igual sanción.

Los parlamentarios del ultra y xenófobo Laós (cuarta fuerza en el Parlamento) también votaron sí "para salvar al país". El resto de los apoyos fueron de la izquierda.

En su alocución final a los diputados, el primer ministro, Yorgos Papandreu, dijo: "O aprobamos las medidas o vamos a la bancarrota". El jefe del Gobierno griego apeló a "recuperar el tiempo perdido" y denunció un estado de ruina nacional heredado de los años de gobierno de Nueva Democracia. "En cinco años, desde los Juegos Olímpicos de 2004 hasta 2009

[cuando Papandreu llegó al poder] el Estado griego duplicó su función pública. Durante cinco años, hemos tenido una segunda Administración".

Coincidiendo con una nueva jornada de paros, los bancos cerraron 24 horas en protesta por la muerte de los tres empleados del sector; los médicos de hospital pararon tres horas y las farmacias secundaron la primera jornada de una huelga de 48 horas.

El índice de confianza en Grecia de abril (69,1%) apenas si se ha recuperado con respecto al de marzo, que con una caída del 69,6% batió el récord negativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010