Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Apuntes

La Generalitat recorta un 32% las becas universitarias Erasmus

El impacto en el alumno varía según el tamaño del centro

La crisis aprieta y la Generalitat ha decidido meter la tijera en las ayudas que concede a los alumnos valencianos que salen a estudiar a universidades europeas con el programa Erasmus. Y el recorte ha sido de órdago. La Consejería de Educación destina este año 308.100 euros a la beca, lo que representa un 32% menos que los años anteriores, cuando la partida se elevaba a 455.270 euros. La rebaja amenaza con agrandar el saldo negativo entre estudiantes recibidos y enviados que ya se produce en casi todas las universidades valencianas: El año pasado, la Universitat de València mandó a 1.323 estudiantes y acogió a 1.955; en la Politécnica salieron 1.082 y llegaron 1.711.

El impacto del recorte en los alumnos variará, sobre todo, en función del tamaño de las universidades. Las pequeñas, como la Jaume I, pueden plantearse suplirlo con fondos propios. Las grandes, que suelen estar expuestas a más tensiones de tesorería, seguramente no. Como la orden del departamento que dirige Alejandro Font de Mora detalla el importe mensual que deben recibir los alumnos en función del país de destino, la consecuencia no será que los solicitantes tocarán a menos, sino que habrá menos beneficiarios. El criterio básico para elegirlos es el expediente académico.

Ya el curso pasado cerca del 80% de los alumnos se quedó sin ayuda

Los fondos que finalmente reciben los alumnos proviene de distintas fuentes. Los dos principales subvencionadores son el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos, adscrito al Ministerio de Educación, y el propio ministerio. A continuación se sitúan los complementos de los gobiernos autonómicos y de las universidades. Algunas entidades financieras tienen líneas específicas de ayuda, y lo mismo ocurre con ciertos ayuntamientos.

El dinero con el que cuenta cada alumno varía por tanto de forma significativa y no sólo en función de la comunidad. La valenciana no era, incluso antes del recorte, de las más espléndidas. El año pasado, cuando la caja todavía tenía 455.000 euros, el complemento de la Consejería de Educación alcanzó a 269 alumnos de la Universitat, el 20% de los que salieron con la beca. En la Politécnica lo recibieron 260, el 24% del total. La ayuda autonómica suele llegar, además, muy tarde, hacia mayo o junio, cuando los alumnos están a punto de regresar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010